2020, un año muy negativo para los centros comerciales en Venezuela

2020, un año muy negativo para los centros comerciales en Venezuela

Descubra cómo se ha visto afectado el comercio en este país latinoamericano con la llegada del COVID19.

A nivel mundial, la industria de los centros comerciales ha sido una de las más afectadas en el año 2020 como consecuencia de la pandemia COVID-19, las diferentes restricciones y medidas necesarias, han tenido un impacto negativo muy significativo en el desarrollo de sus actividades comerciales, el día de hoy en Arum Journal conoceremos cómo ha sido este en Venezuela. Acompáñenos a descubrir un poco más.

Desde el mes de enero de 2020, con la llegada del primer caso de coronavirus al país caribeño, no tardaron en llegar las restricciones, y se impuso en primer lugar una cuarentena radical para poder hacer frente a la pandemia y tratar de disminuir los contagios. 

Sin embargo, los centros comerciales venezolanos, se vieron muy perjudicados por estas medidas, y de esta forma, muchos venezolanos que dependen económicamente de ellos. De acuerdo con Freddy Cohen, presidente de la Cámara Venezolana de Centros Comerciales, existen 140 establecimientos miembros de este organismo, que proveen más de 400,000 empleos a nivel nacional. Estas personas se vieron complicadas los tres primeros meses de desarrollo de la pandemia, en los cuales estuvieron completamente cerradas las puertas de los “shopping malls”.   Esto se tradujo en pérdidas de miles de dólares (USD). Como ejemplo tenemos el centro comercial “Shopping Center” en Valencia, que estima pérdidas que rondan los 5000 USD para estos primeros dos meses. Así como la pérdida de unos 30 empleos que no pudieron conservarse por la falta de movilidad del centro, sin embargo, muchos otros se lograron mantener, en algunos casos con el pago completo y en otros con una fracción del mismo. Todo esto dependiendo de los diferentes locales y tiendas que ahí se encuentran.

Luego de esto, se empezó un reinicio parcial, enmarcado en el esquema 7×7 que fue implantado en el país, en el cual se tenía una semana de flexibilización, seguida de una semana de cuarentena radical. Viendo así un poco de luz estos establecimientos, pero muy distantes de su desempeño normal visto los dos primeros meses del año. Y, es que, aunado a las restricciones directamente generadas por el COVID, otras limitantes como la escasez de combustible en el país, y la disminución del poder adquisitivo de los ciudadanos hacen aún menos productiva la labor de los comerciantes. De esta forma, ciertos locales pudieron trabajar un 50% de lo que hacen normalmente, aumentar sus cifras y mejorar su situación, pero en ciertos casos, la poca afluencia de compradores obligó a muchos negocios a mantenerse cerrados para no trabajar a pérdida.

Los más afectados son los dueños de las distintas tiendas, que deben pagar un alquiler mensual que ronda entre los 500 y los 1800 USD. Esto sin incluir gastos de condominio, que pueden alcanzar los USD$150 e impuestos que rozan los USD$200. En un esquema donde las ventas son cada vez más escasas, se complica mantener a flote las tiendas y demás comercios, y esto se ha demostrado teniendo un promedio de 3 tiendas que han cesado sus operaciones en cada establecimiento al cierre del 2020. Y es que, en cifras, la afluencia normal de un Centro Comercial promedio ronda los 20,000 visitantes diarios, y en este esquema de pandemia, el número baja hasta unos 5,000 aproximadamente.

Los centros comerciales son cruciales para el desarrollo de un país, y no se han escapado del impacto económico de la pandemia

A pesar de las dificultades, los centros comerciales venezolanos se reinventan para sobrevivir la crisis. En primer lugar, se han adaptado muchas medidas de bioseguridad que incluyen la utilización de alcohol gel, el uso obligatorio de mascarillas, el distanciamiento y el límite de personas por cada local. Esto pudiese parecer algo sencillo, pero en los centros comerciales grandes, la adquisición de estos implementos para garantizar la bioseguridad puede alcanzar los 500 USD cada mes.

A pesar de esto, el panorama fue deficitario para este sector, y con un año 2021 que inicia con repuntes de los contagios en Venezuela y el regreso del esquema 7×7, no se avizora una gran mejoría en el desempeño del mismo. Sin embargo, los miembros de la Cámara Venezolana de Centros Comerciales se encuentran activamente ideando iniciativas para poder hacer de este, un año mucho mejor y más productivo que el 2020. Con respecto a aquellos empleados que tuvieron que ser despedidos, se encuentran en las bases de datos de los Malls y tiendas, a la espera de un mejor panorama, en el cual sean llamados nuevamente, sin embargo, no se tiene seguridad alguna de que esto ocurra pronto.

5 datos curiosos de los Centros Comerciales en Venezuela

  • El centro comercial “Metrópolis” en Valencia fue por muchos años uno de los más grandes en Latinoamérica con más de 56,000 m2.
  • La cadena “Sambil” construye sus malls con formas alusivas a la región,
  • como un tornado (Paraguaná), una guitarra (Barquisimeto), una flor (Margarita) y un campo de baseball (Valencia).
  • Uno de los atractivos principales de los centros comerciales en Venezuela son los cines.
  • El estacionamiento de un centro comercial en Venezuela cuesta alrededor de 1 USD.
  • En los malls venezolanos se han celebrado diversos eventos, desde conciertos hasta bodas colectivas.
William Andrés Colmenares Maita
author of the article



1 pensamiento sobre “2020, un año muy negativo para los centros comerciales en Venezuela”

  • Realmente asombra todo lo que se ha perdido por causa de esta pandemia; realmente yo desconocía los datos y cifras relacionadas con la merma en la actividad futbolística de estos tres grandes países latinoamericanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.