¿Aún no has escuchado del sistema público de salud brasileño?

¿Aún no has escuchado del sistema público de salud brasileño?

El sistema de salud brasileño garantiza a más de 200 millones de personas una atención médica totalmente gratuita, pues la salud es un derecho en el territorio nacional que incluye tanto a ciudadanos como extranjeros. 

Si aún no lo conoces, ¡No te pierdas de conocerlo!.

El Sistema Único de Salud (SUS) es un logro del pueblo brasileño, garantizado en la Constitución de 1988. El SUS es el único sistema de salud pública en el mundo que atiende más de 200 millones de personas, el 80% dependen exclusivamente de él para su atención médica. Además, la salud es derecho de todos los ciudadanos del territorio nacional, incluidos extranjeros, sean estudiantes, turistas o refugiados, con o sin visa.

El sistema nació por la presión de los movimientos sociales en los 70s y 80s, cuando varios grupos se involucraron en el movimiento, cuyo objetivo era un sistema público para solucionar los problemas de la atención a la población defendiendo el derecho universal a la salud, ya que la salud pública estaba vinculada a la seguridad social y la filantropía. 

El SUS se financia con impuestos ciudadanos, o sea, con recursos propios de la Unión, Estados y Municipios y otras fuentes de financiamiento. Los municipios destinan el 15% de lo recaudado en acciones de salud. Para los gobiernos estatales, el porcentaje es del 12%. El Gobierno Federal tiene otro cálculo: contabiliza lo que gastó el año anterior, más la variación nominal del Producto Interno Bruto (PIB). Esta variación se suma a lo gastado el año anterior para definir el valor de la inversión mínima en ese año.

El año pasado, el sector público gastó R $3.83 (0.70 USD) per cápita por día en salud. El monto incluye todas las acciones y servicios de salud declarados por las tres esferas de gobierno: municipal, estatal y federal. Por ejemplo, se contabilizan el costo de la red de servicios del SUS y el pago a los empleados. Así, el gasto por habitante fue de R $1,398.53 (258 USD) al año. 

En cuanto a las acciones del SUS, son diversas e incluyen, por ejemplo, el control de calidad del agua potable domiciliaria, la inspección diaria de alimentos por la Vigilancia Sanitaria en supermercados, cafeterías y restaurantes, la asistencia en aeropuertos y estaciones de autobuses, incluso en las normas para venta de medicamentos o campañas de vacunación, donación de sangre o leche materna que se realiza durante el año. Así, de manera indirecta y directa, todos los brasileños utilizan el SUS de alguna manera, ya que no se limita a la atención clínica u hospitalaria.

La salud es un derecho que tiene la población y el Estado está obligado a proporcionar este servicio

Muchos procedimientos médicos de mediana y alta complejidad, por ejemplo, los realiza el SUS:

  • Consultas
  • Vacunas
  • Tratamiento dental
  • Apósitos
  • Pruebas de laboratorio
  • Tratamiento de síntomas de virus comunes como resfriados y gripe
  • Medicación y abstinencia gratis
  • Derivación a especialidades médicas
  • Seguimiento continuo en la unidad o en su propia residencia 
  • Tratamiento del VIH
  • Quimioterapia

Los hospitales son lugares donde los usuarios del SUS encuentran asistencia en clínicas especializadas, además de cualquier tratamiento o asistencia de mediana o alta complejidad. Por ello, los hospitales se clasifican en tamaños y camas; los pequeños tienen una capacidad de hasta 50 camas. Los medianos su capacidad es de 51 a 150 camas. Los grandes, en cambio, son los que tienen capacidad de 151 a 500 camas. Por encima de 500 camas el hospital es de capacidad extra.

Hablando de camas, si el servicio se satura y la gente que depende directamente de él no puede utilizarlo rápida y eficientemente. Otra parte de la población opta por planes de salud que son servicios ofrecidos por empresas privadas, cuyo objetivo es prestar asistencia médica y hospitalaria por un precio mensual que va de R$125 (24 USD) a R$850 (161 USD). Con planes mensuales caros puedes tener acceso a mejores médicos y hospitales, incluso a mayor edad de la persona el costo incrementa. Alrededor del 25% de la población tiene un plan de salud. 

Si la persona elige no tener este servicio normalmente se paga un valor promedio de R$250 (48 USD) por atención especializada y/o un examen. Esto varía si consultas a médicos que cobran más caro, por ejemplo, se llega a pagar un promedio de R$900 (170 USD) por una consulta o examen.

PROCEDIMIENTOSUSPRIVADO
Cesárea R$0 R$ 15,000 (2,830 USD)
Tratamiento de COVID-19R$0R$ 2,500 (472 USD) cama por día
Sesión de hemodiálisis R$0 R$ 194.16 (37 USD)
Trasplante de corazónR$0 R$ 50,000 (9,435 USD)

Los hospitales de gobierno poseen equipo y personal médico altamente especializados para enfrentar cualquier problemática de salud

Para las personas que tienen un plan de salud los costos son mensuales y son reembolsados o costeados por estas empresas, mientras que los costos del SUS los absorbe el gobierno.  

La organización de los servicios se da por niveles de complejidad creciente, circunscritos a un sitio específico, planificados en base a criterios epidemiológicos y con conocimiento de la población a atender. Por eso, el servicio está  descentralizado entre los tres niveles de gobierno, y respeta los principios generales y la participación de la sociedad. Para ello se crean Consejos y Conferencias de Salud, cuyo objetivo es formular estrategias, controlar y evaluar la ejecución de la política de salud.

Aún con todo lo bueno, la gente se queja del servicio y por eso, se proponen a pagar un plan de salud.  Lo más reclamado es la gran espera para ser atendido y la falta de espacio. Esto pasa por el desvío de fondos o mala gestión por corrupción. A pesar de todo, es un servicio que sin dudas nos haría mucha falta.       

Está claro que el SUS tiene un papel fundamental en la vida de la población brasileña, ¿no? Toda la población depende de este instrumento para garantizar una mejor vigilancia en salud, incluso para acceder a servicios especializados y de emergencia. 

Finalmente, es fundamental defender el sistema pues tiene como objetivo garantizar el acceso a la salud básica a toda la población brasileña y es muy importante para la calidad de vida en el país. 

Maria Clara Pedreira Anjos
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.