Cierre de CINEMEX

Cierre de CINEMEX

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto sustancial en la industria del cine. En todo el mundo y en diversos grados, los cines y las salas de cine se han cerrado, los festivales se han cancelado o pospuesto, y los estrenos de películas se han trasladado a fechas futuras o se han retrasado indefinidamente.

La industria global del cine fue una de las que más adoloridas de la pandemia. Como se trata de un sector relativamente tradicional, fueron realmente pocas las empresas que dieron el paso hacia los estrenos digitales. Si a eso se le suman las medidas de distanciamiento social, el resultado fue varios meses de prácticamente total parálisis para las salas. Esto también aplica para México, donde los gigantes Cinemex y Cinépolis pasaron por infiernos similares.

Hace solo unos días, Cinépolis reveló qué tan duro fue el golpe de la pandemia a su negocio, valuado en 83.5 millones de boletos en 6 meses. O lo que es lo mismo, cuatro mil 175 millones de pesos. Y de acuerdo con El Universal, su rival Cinemex acaba de revelar un impacto también devastador, pero menos duro. Las salas color rojo “solo” dejaron de percibir 35 millones de entradas. Es decir, el equivalente a mil 750 millones de pesos en el transcurso de los últimos meses.

En una entrevista con El Universal, Francisco Eguren, director de Programación y Comercial de Cinemex, dijo que esta cifra fue “hueco súper importante” para la compañía. No solo eso, sino que dio un par de perspectivas muy negativas en caso de no regresar a operaciones lo antes posible. Para que su empresa continúe operando, deben abrir el 100 por ciento de sus complejos para julio. Si se prolongan las medidas, sería crucial el cierre de salas y despidos.

Varias empresas en México han tratado de convencer al gobierno federal o local, de acelerar el proceso de reapertura de la economía. Por ejemplo, Toyota desde hace semanas se decía lista para reanudar la operación de sus fábricas en el país. Por su lado, la rival Volkswagen se metió en un conflicto con las autoridades de Puebla, que aún no la dejan volver a sus plantas. Y como Cinemex, en la capital, muchos negocios se quedaron cerrados por el semáforo rojo.

Por desgracia, son entendibles los miedos y preocupaciones de la cadena de cines. A pesar que la industria está detenida, Cinemex aún debe seguir pagando múltiples cuentas, entre ellas salarios y gastos de sus instalaciones físicas alrededor de $5, 676,240. Cinemex tuvo que despedir a más de 800 trabajadores y cerrar 200 salas de 335 que tiene.  Así mismo tuvo que pedir a sus trabajadores que aceptaran el recorte de salario en un 50%, que sería alrededor de $8,000 mensuales, tomando en cuenta el sueldo de un gerente general de $16,000 al mes.

Desafortunadamente Cinemex anunció que cerrarán todas las salas por la crisis provocada por la pandemia de Covid-19. El cierre temporal de los 900 complejos del país por las medidas impuestas por el gobierno ha provocado que la situación sea insostenible para las cadenas de cine.

Disfrutar del séptimo arte en una sala cinematográfica, es un placer que todos esperamos disfrutar pronto

Desde el 25 de marzo del 2020, las salas de cine en toda la república mexicana cerraron sus puertas, ante las restricciones impuestas por el brote de coronavirus Covid-19 y a partir de la segunda quincena comenzaron con la reapertura de algunos complejos en el país, sin embargo, de acuerdo con datos de Canacine, las taquillas recibían ingresos por 365 millones de pesos mexicanos en una semana promedio y ahora por semana está en 3.5 millones de pesos mexicanos.

Sobre la decisión de Cinemex de cerrar temporalmente sus complejos en algunas ciudades de la república mexicana, Gerardo Villarreal aseguró que Río Cinemas seguirá trabajando, pues sus costos de operación no se comparan a los de las grandes cadenas. “Nosotros a diferencias de las empresas grandes, tenemos costos operativos mucho más bajos, podemos operar teniendo no el ingreso que teníamos, ahorita existe aproximadamente un 20% del ingreso de lo que teníamos anteriormente, y hemos hecho esfuerzos para que con ese porcentaje podamos seguir operando, obviamente sin tener básicamente ninguna utilidad, pues con ese ingreso y con los gastos que tenemos no se puede hacer mucho. Lo que estamos tratando de hacer es salir con los costos, tuvimos que reducir nuestra plantilla de trabajo y bajar otros gastos elementales como la luz y otros servicios para que pudiéramos seguir, la idea es que mientras tengamos el apoyo de las distribuidoras, Río Cinemas seguirá trabajando”, finalizó.

Por el momento Cinemex no ha anunciado ninguna alianza con alguna otra empresa, esto se debe a que Rogelio Vélez, director general de Cinemex, está realizando algunos planes para que Cinemex vuelva a abrir sus puertas en los complejos que cerró y poder regresar a las personas a las salas de cine.

Muchas de las personas que aman las películas y en general las salas de cine, han sido afectadas durante el año 2020 pues se iban a estrenar varias películas esperadas por todo el público, como por ejemplo “John Wick 4”, “Ghostbuster”, entre otras, cosa que no ocurrió. 

Muchas plataformas de streaming como NETFLIX, HBO, AMAZON PRIME, han estado estrenando varias películas, pero obviamente no es lo mismo ver una película en tu laptop o en la sala de tu casa, que ir al cine y disfrutar de la comodidad, el sonido y los snacks y que te ofrece tener una experiencia única.

Cinemex es una industria del cine mexicano muy grande, y esperamos que pronto vuelva a abrir sus puertas para disfrutar de la magia del cine que siempre nos ha dado.

Santiago Miranda Tovar
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.