Comida para llevar

Comida para llevar

Nuestro experto de Arum journal, nos relata su experiencia como emprendedor gastronómico, motivado por la crisis sanitaria a nivel mundial.

Al inicio del confinamiento por covid-19, se me ocurrió que podíamos, mi esposa y yo, buscar una idea de negocio que pudiéramos realizar desde casa o en un establecimiento pequeño, y algo que nos gusta hacer juntos es cocinar, la idea no sonaba mal, así que iniciamos con comidas sencillas que podíamos entregar en la puerta de casa, ya sea a las personas que hacían el pedido o a un repartidor aquí en la ciudad de Tlaxcala. 

Los costos eran accesibles al público, una orden no costaba más de $50 pesos mexicanos y quizás lo más caro era pagar el servicio de una moto que lo llevara al domicilio del cliente que él mismo tenía que cubrir por $35 pesos.  El costo siempre fue bajo o accesible ya que todo era cocinado en casa y no se tenía que pagar renta ni empleados, debido a que en ese momento solo pensábamos hacerlo por un corto tiempo y dentro de lo posible, con la ganancia, cubrir algunos gastos.

Al pasar el tiempo, nos pudimos darnos cuenta que ese negocio nos caía muy bien al monedero y la demanda del público que probaba los alimentos se empezó a hacer más amplia; fue entonces que decidimos dar un paso más e invertir en un local y mobiliario indispensable, para pensar ahora en un establecimiento de comida para llevar.

En este giro comercial es de gran importancia la comida saludable a un precio justo

El negocio de comida para llevar no es nada más que un establecimiento, o cocina que se dedica a preparar y servir alimentos para que el cliente lo consuma fuera de estas instalaciones, entonces, no debe preocuparse por ningún motivo abastecer de mobiliario a un espacio como este. Lo que sí se debe de tomar en cuenta, es un lugar limpio y la infraestructura  básica que una cocina de “casa” debe tener, para iniciar este nuevo sueño tuvimos que hacer unos gastos tales como, una estufa básica de 4 quemadores y horno incluido $6,000.00, un refrigerador con congelador  grande $13,000.00, mobiliario de acero inoxidable para almacenar utensilios y comida $2,700.00, la renta de un local $3,000.00 con una ubicación transitada; este local ya está listo para usarse como cocina, y está totalmente adecuada para ello. El total de nuestra inversión fue de $24,700.

En nuestra cocina, se vende comida regional, tenemos como apoyo a dos personas más, una cocinera y una persona de limpieza, que a cada una se le paga $150.00 al día.

La comida para llevar es una buena fuente de ingresos sin tener que invertir mucho, ya que algunos de los gastos que tenemos que hacer de manera mensual en la cocina se relacionan con los servicios básicos tales como luz, agua, gas, y renta de un local. 

ServicioGasto mensual 
Gas$700
Luz$300
Agua$200
Personal (2)$6,000
Renta de local $3,000
TOTAL$10,200

Debido a que la comida que nuestra cocina ofrece es fresca y saludable, los gastos en alimentos se hacen de manera semanal y varía en función al menú que se servirá durante esa semana. Presento aquí una tabla de los alimentos que regularmente se compran.

Alimentos Costo mensual
Frutas $1200
Verduras$2000
Carne$6000
Especias y condimentos$800
TOTAL$10,000

Tomando en cuenta estos gastos, es en donde puedo comentar que el negocio de la comida es totalmente redituable, debido a que los costos ahora son de $70 por platillo y contiene guisado tipo de la región, acompañado de arroz, sopa o ensalada. Para nosotros es importante cuidar el medio ambiente, por ello siempre solicitamos a nuestros clientes lleven sus recipientes y usar lo menos posible desechables. Un día bueno, me atrevo a decir que en promedio se venden 30 órdenes al día, por lo tanto, haciendo números, el ingreso diario es de $2,100, semanalmente un promedio de $10,500 lo que me daría en cuentas, el resultado mensual de $42,000 en ventas y el gasto es de $20,200 se va obteniendo una ganancia libre de $21,800.

El beneficio que hemos logrado desde el inicio de esta experiencia es de una ganancia de manera personal, familiar y la satisfacción de darle al cliente un servicio excelente y honorable.

Los alimentos que consumimos diariamente en casa son también dignos de ser tomados en cuenta como parte de la utilidad final que esta cocina nos proporciona.

Paulo Sánchez
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.