¿Cómo es la vida de un profesor de español en Brasil?

¿Cómo es la vida de un profesor de español en Brasil?

El idioma español ha vivido momentos de ausencia y presencia en los planes de estudio de la educación brasileña.

A lo largo de la historia es sabido que ser profesor en Brasil no es un camino fácil, salarios bajos para cualquier docente sin importar su área de especialidad, jornadas de trabajo agotadoras, poco reconocimiento, son relatos diarios de docentes. La docencia requiere medidas para evitar que la escasez de profesionales en educación empeore en el futuro.

Actualmente, conocer la vida del profesor de español en Brasil es hablar del “boom” del español aquí, la formación del profesorado, las instituciones superiores, oferta y el mercado de trabajo y las leyes que acercaron o alejaron el español de la enseñanza pública, ya que el español ha vivido momentos de ausencia y presencia en los planes de estudio de la educación brasileña.

En las últimas décadas del siglo XX, la influencia de los países hispanohablantes en Brasil, ya sea comercial, económica, del tratado del Mercosur, y de ámbito cultural, empieza la búsqueda por aprender este idioma, se tuvo la necesidad de profesores de español y se crearon varios cursos de formación docente en las universidades públicas y privadas.

A partir de las inversiones, principalmente en los años 90, se permitió el desarrollo de la lengua española y su oferta en los centros de idiomas, universidades, escuelas públicas y privadas, esto amplió el mercado de trabajo y motivó a profesionales, muchos de ellos, sin expectativas a futuro, pero el salario sigue siendo bajo. Al elegir ser profesora de español por pasión, fui contemplada con este momento prometedor al graduarme en 1993 en la Universidad Federal de Bahía.

Ser profesor no solo implica preparación, también demanda vocación y espíritu de servicio

En agosto de 2005, la historia del idioma español, en las escuelas públicas y privadas de Brasil, comienza con la implementación de la Ley 11.161, que promulgó la obligatoriedad de este idioma, en horarios regulares, en la escuela secundaria, haciendo su oferta opcional para Educación Primaria, dando un plazo de 5 años para su cumplimiento. Así, esta ley hizo multiplicar las carreras de Letras/Español en un corto período de tiempo. Además de nuevos cursos, las oposiciones fueron abiertas para empezar una nueva historia de la lengua española en las escuelas públicas brasileñas y ofertas de la asignatura español en la red privada.

Clase de español en la escuela pública

En 2017 la Ley 13.415 deroga la denominada Ley Española y, entre otros fines, modifica la Ley N° 9.394, de 20 de diciembre de 1996, que establece los lineamientos y bases de la educación nacional. Empieza un momento difícil para los profesores, las instituciones superiores de formación docente, estudiantes, editoriales y para la educación brasileña. Como un efecto dominó, cierre de cursos superiores, desempleos, clases de español suspendidas en algunas escuelas públicas y privadas y desinterés por la profesión fueron los resultados de la derogación de la ley.

Movimiento FicaEspanhol en Bahía

Delante de ese escenario ha surgido el movimiento “Fica Espanhol”, reunido en las redes sociales bajo #FicaEspanhol. Se dice que el inicio del movimiento tuvo lugar en la provincia de Rio Grande de Sul, donde muchas ciudades establecen frontera con uno, dos o hasta tres países hispanohablantes: Paraguay, Uruguay y Argentina. Las Asociaciones Estatales de Profesores de Español (Apee’s) y las instituciones de la enseñanza superior de español se unieron al movimiento, creando manifiestos con reivindicaciones contra a la caída de la Ley 11.161/05 estableciendo estrategias para revertir los efectos de la reforma de la enseñanza media, entre ellos la cuestión de la oferta del español, en la esfera federal. 

Como profesora de español de enseñanza media en la red pública en Brasil, empecé a ganar un promedio de R$1,200 o sea 225 USD mensual, así, se puede llegar hasta R$3,151 o 591USD, dada la situación económica del país este salario resulta insuficiente.

Un profesor de un idioma como segunda lengua debe estar en constante actualización y crecimiento académico

Los sueldos pueden variar, dependiendo del nivel de instrucción, es decir, si el docente busca más formación en cursos de posgrado, por ejemplo y abonos adicionales por tiempo de servicio. En Brasil, el piso nacional para la semana de 40 horas en la educación básica es algo más de R$29 mil es decir 5,446 USD por año (R$2.4 mil por mes). En las escuelas privadas, hay diferencias salariales, pues depende del porte de la escuela y el nivel que enseña. Por ejemplo, profesores de enseñanza media ganan más que el de secundaria o primaria.

En promedio, al comienzo de la carrera, el margen del salario para el profesor de español y en general para todo profesor va de 900 y 5,000 reales que son de 170 UDS a 940 USD. Por lo tanto, aquellos que buscan mejores salarios, deben invertirle a su carrera.

Hoy en Brasil, la canasta básica está alrededor de R$350 o 65 USD hasta R$500 o 93 USD. Si pensamos en el salario base del profesor y los gastos de la canasta básica, luz, agua, teléfono, asistencia médica, cursos de perfeccionamiento y ocio, seguramente, la vida de un profesor de español en Brasil no es nada fácil.

Si cada año se celebra el Día del Profesor, recibimos y repartimos mensajes como: “Ser profesor es la profesión que hace todas las otras”, ¿Por qué esta profesión sigue siendo tan mal remunerada?

Divayl do Carmo Pedreira Santos
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.