¿Cómo gana una casa productora en Chiapas?

¿Cómo gana una casa productora en Chiapas?

Los retos de la producción audiovisual desde los aspectos técnicos y financieros, resueltos a través de la proyección en medios digitales.

La industria cultural, se basa en la producción de medios culturales para el consumo de un mercado enfocado en lo social, en lo privado y en lo público. De esta manera es como una productora como Zarape Films puede desarrollarse brindando servicios audiovisuales tanto en una ciudad como a nivel global.

Actualmente nuestra productora se encuentra ubicada en el Estado de Chiapas, fundada en 2014, con la intención de generar producción audiovisual de formato cinematográfico, como son los cortometrajes y documentales; sin embargo, con la visión de generar beneficios económicos establecimos servicios comerciales para poder sustentar las producciones de carácter cultural.

Realizar desde videos de eventos sociales que tienen un costo al público de entre 3 mil a 10 mil pesos con una contratación habitual de 1 a 3 eventos al mes, pasando por producción de video, fotografía y audio para empresas locales y foráneas que buscan satisfacer necesidades de promoción y publicidad, con costos de 2 mil a 8 mil pesos y cuyo flujo de contratación es de 1 a 2 veces al mes, así como producciones para la comunicación del sector público a través de la realización de propaganda gubernamental, campañas políticas y servicios de transmisiones en vivo para informes de labores institucionales, mismos que tienen costos entre 10 mil y 20 mil pesos, los cuales tienen un flujo de contratación menor debido a que son servicios que se requieren aproximadamente 1 o 2 veces al año; por mencionarlos como algunos de los servicios que la productora ofrece alternativamente a la realización de producción cultural.

El camino que se recorre como productoras no es fácil, requiere de capacitación, talento y una fuerte inversión económica

En el aspecto monetario, los retos más complejos para nosotros como productora de video es la inversión en equipo y herramientas, que va desde la cámaras profesionales o computadoras especializadas, con costos de más de 50 mil pesos, cuyo factor de depreciación es muy alto, debido a la constante producción y actualización de productos de esas características, generando que el equipo se vuelva obsoleto de manera muy rápida. Además, de los complementos como son el equipo de iluminación, micrófonos y grabadoras de audio; y  el material de soporte para cámaras, audio, lámparas y demás maquinaria para sostener el equipo de manera correcta. 

Todo lo anterior con un costo aproximado de 100 mil a 200 mil pesos, considerando que tenemos la capacidad de producir con hasta 3 cámaras, y un equipo de producción de hasta 4 personas, quienes desarrollan las funciones de camarógrafos, sonidistas, director y editores.

¿Qué quiere el cliente?

Sin embargo,el cliente busca optimizar sus recursos  contratando la menor cantidad de equipo y obteniendo productos más sencillos, que oscilan entre los 1500 a 3000 pesos, pero que le ayuden a alcanzar sus objetivos. Lo que provoca que el retorno de inversión sea más lento, por lo que en estos casos la estrategia requiere de la diversificación y mayor cantidad de servicios contratados.

Por ello, el aspecto cultural es solamente una de las aristas que nuestra productora desarrolla, ya que en el año el ingreso por estas actividades se considera entre 10 mil y 30 mil pesos; lo que representa una pequeña parte del ingreso anual de la empresa, a través de obtener financiamiento de un 80% con programas públicos gubernamentales y un 20% con la participación de patrocinios del sector privado. 

En este sentido, con este tipo de producciones buscamos producir más que circulante, prestigio que genere un mayor estatus a la marca, que nos permita poder desarrollar contenidos que produzcan un impacto emocional y estético en el público, que además, sean relevantes en su contenido para el momento histórico social que se está viviendo, para tener presencia en festivales nacionales cinematográficos y de derechos humanos. 

El séptimo arte es fuente de expresión y creatividad que muestra las fibras más sensibles del hombre

Por ejemplo, nuestro cortometraje documental “Garabatos” de 2015, recibió el premio a Mejor Película Chiapaneca en el Festival Internacional de Cine UNACH.

Así como en 2017, el  documental “Una piedra en mi zapato” sobre la vida y obra del Prof. Oscar Bonifaz, fue seleccionado para los premios “Pantalla de Cristal” de la ciudad de México, presentándose en la Cineteca Nacional y fue también Ganador de Mención Especial del concurso de Documental de Cine Rodante del Estado de Guerrero. 

En julio de 2018 ganamos el XVII Concurso Nacional de Guión Cinematográfico, en la categoría de Cortometraje, como parte del XXI Festival Internacional de Cine Guanajuato; con el guión “Cata”.

Y en octubre de 2019, se presentó en el IV ENCUENTRO MUESTRARIO DE INVESTIGACIONES AUDIOVISUALES de la Universidad de la Ciénega Michoacán, la ponencia LA CREACIÓN DE UNA PRODUCCIÓN ARTESANAL. Además de la realización del Cortometraje Documental “Química Chamula” que obtuvo reconocimiento a Mejor Película Indígena en el Festival Internacional de Cine HUMANO en la Ciudad de Tijuana, Baja California.

Es por ello que Zarape Films es una empresa que además de generar ingresos a sus propietarios, así como una fuente de empleo para hasta 5 personas más, es una empresa en la que promovemos los valores culturales y de identidad de la región, demostrando de que la iniciativa privada no solamente se trata de un intercambio comercial, sino de trascendencia y dejar un legado de creatividad.

Ricardo Villanueva Nájera
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.