Cómo organizar mis finanzas: guía para principiantes

Cómo organizar mis finanzas: guía para principiantes

Tener que organizar nuestras finanzas puede sonar complicado, pero llevar orden en nuestros gastos, ingresos e inversiones, a largo plazo puede hacer que nuestra vida sea mucho más cómoda. Aquí una guía para comenzar a llevar control sobre tu dinero.

Cuando hablamos de finanzas, para algunos suena aburrido, para otros, suena complicado. Esto, es precisamente porque a lo largo de nuestras vidas no existe una guía que nos acompañe en el proceso de convertirnos en adultos responsables de nuestro dinero, nuestros gastos, y sobre todo, responsables de decidir cómo hacer para controlar nuestras finanzas, en lugar de dejar que nuestras finanzas nos controlen y nos preocupen, todo el tiempo. 

El día de hoy tenemos la siguiente guía, para comenzar a llevar un mejor control sobre sus finanzas personales, estos consejos le permitirán no solamente organizarse, sino comenzar a ahorrar para su futuro y lograr tener una adultez y vejez mucho más cómodas. 

1. Ingresos y egresos

Primero tenemos que tomar en cuenta que nuestros ingresos SIEMPRE tienen que ser mayores a nuestros egresos. De esta manera evitaremos deudas innecesarias.

Pagar con crédito puede sonar tentador, pero puede ser problemático si no se lleva con cuidado. Debemos recordar que el crédito no es dinero con el que contamos, es un préstamo que tomamos, considerando que tendremos ese dinero; quizás la próxima quincena. Es importante tener en mente que debemos vivir dentro de nuestras posibilidades y no endeudarnos y terminar atados a pagos e intereses que nos arrebaten todos nuestros ingresos. 

Asignar porcentajes

Ya que nuestros ingresos son mayores, asignaremos 4 porcentajes que nos servirán para determinar cómo dividir nuestro dinero. De esta forma nunca tendremos la sensación de no saber en qué se nos ha terminado, o en qué lo hemos gastado. Además, así es mucho más sencillo no gastar de más. ¿Le ha pasado que de pronto no sabe en qué se gastó su quincena? Todos tenemos gastos diarios, imprevistos, antojos, salidas con amigos. Por eso debemos preparar qué cantidad estamos dispuestos a gastar y en qué queremos gastarla. 

Porcentajes:

  1. El primero a nuestros gastos necesarios, como renta, agua, luz, comida, gasolina, etc.
  2. El segundo a gastos innecesarios, como salir a comer, ropa, gimnasios, suscripciones a plataformas de streaming, etc. Si dudas en donde poner algún gasto, normalmente es un gasto opcional.
  3. El tercero se asignará a un fondo de inversión que podemos hacer en la bolsa de valores, comprando criptomonedas, o en plataformas como ArumTrade. 
  4. El cuarto será para fondo de ahorro.

Ahora, ¿Cómo los dividimos?

Estos porcentajes serán asignados en función del primero. Los porcentajes que a mi me han funcionado son: 40% para gastos necesarios, 25% para gastos innecesarios, 25% para inversiones y 10% para el fondo de ahorro. Estos porcentajes pueden variar dependiendo de sus objetivos. Es decir, si su objetivo es ahorrar con algún motivo a mediano o largo plazo, puede aumentar este porcentaje en un 5% y reducir la misma cantidad en gastos opcionales. Esta división debe funcionar para sus necesidades personales, pero no debemos dejar que antojos pasajeros, gustos y lujos, nos alejen de tener unas finanzas organizadas. La mejor forma de llevar estos porcentajes, es con una hoja de excel, que nos permita anotar todas las salidas y entradas de dinero. De esta forma no olvidaremos cuánto tenemos  y cuánto debemos invertir, ahorrar y gastar. 

La organización económica balanceada hará que se tenga un uso inteligente de los ingresos y egresos

Al principio probablemente le cueste un poco acoplarse a estos porcentajes, pero el propósito es jugar un poco con ellos hasta llegar a un punto de equilibrio con el cual se sienta cómodo. Cabe mencionar que el porcentaje destinado a las inversiones es importante ya que a raíz de esto se irá creando un ingreso pasivo. Ocasionará que el dinero trabaje para usted, y no al revés. Es importante comprender que las inversiones son volátiles, y sobre todo, son a mediano y largo plazo. Si de pronto su inversión baja, no se asuste, puede pasar. No olvide nunca que el dinero que invierte, es dinero que no debe ser vital para su dia a dia, pues puede disminuir y dejarlo en problemas económicos. 

Finalmente, el último consejo y el más importante es acerca de las deudas, cuando vaya a adquirir una deuda, pienselo dos veces. Si esta deuda no es para generar dinero, como mobiliario o algún coche para su empresa, no vale la pena, ya que de no ser así, usted estará trabajando para pagar esa deuda, y la deuda no trabajará para pagarse por sí sola. Los intereses y los pagos a largo plazo pueden ocasionar un gran nivel de estrés. Además, si nuestro ingreso llegara a cambiar, terminaríamos dentro de una deuda problemática y en la situación contraria a la que queremos. 

No olvide que tomar control sobre sus finanzas tiene como finalidad ofrecerle la opción más óptima de disfrutar de su dinero; de prepararse para su vida como adulto y para su vejez. En la actualidad aprendemos a vivir para trabajar y con esta organización diaria, tan sencilla como hoy le mostré, usted puede comenzar a planear sus sueños y metas, con unas finanzas que no le quiten el sueño. 

Sandra S. Smithers
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.