Cómo ser una mujer con dinero

Cómo ser una mujer con dinero

Por más de una razón, un emblema de mujer con dinero es Miranda Priestly de El Diablo viste a la Moda (The Devil Wears Prada). El dinero que ostenta este personaje no es la causa, sino el resultado de factores como su determinismo y pasión por lo que hace, así como por la seguridad y confianza que de ella emana.  

Hoy en día es común encontrar cursos, libros, técnicas y demás enfocados en el concepto de abundancia desde diferentes perspectivas, los cuales describen las muchas formas en que las mujeres de hoy en día (sin importar la edad) pueden, sin duda alguna, lograr sus metas personales y considerarse a sí mismas exitosas. 

Sin importar el enfoque o perspectiva dónde te encuentres, aquí encontrarás algunas pautas que guiarán tu camino para ser una mujer con dinero. 

  1. Analiza tu situación y relación actual con el dinero: 
    1. Presupuesto vs gastos. Realizar un presupuesto y ajustarlo cuando sea necesario, te dará control sobre tu dinero. Durante una o dos semanas, procura enlistar cada pago o gasto que realices, y analiza y toma nota de lo que es importante e imprescindibles, así como lo que no necesitas y proyecta cuánto podrías ahorrar. No se trata de sacrificios, una mujer inteligente piensa a largo plazo, tal como lo recomendó Robert Kiyosaky (Padre Pobre padre rico, 1997).  
    2. Di NO a las deudas. Las supuestas ofertas y publicidad de grandes marcas y tiendas departamentales puedes hacerte caer en la trampa del ahora. ¿Cuántas horas de trabajo te cuesta un artículo de lujo? Claro que lo mereces, pero obtenerlo a través de una tarjeta de crédito por falta de efectivo, eleva por mucho, el costo. Agrega a tu lista de gastos los intereses que pagas actualmente. En México, actualmente la tasa promedio anual es de 51.37% (CAT 2021), contra 8.04% en España (dato a octubre 2019). Evita el uso de créditos en el consumo habitual, y sobre tus deudas actuales, revisa constantemente y con detalle tus estados de cuenta y ten claridad de los intereses e impuestos que pagas. 
    3. Reestructura las deudas actuales. Si dejaste de pagar, considera reactivar tu relación crediticia, recuerda que debes pensar a largo plazo. ¿Qué pasaría si decides comprar un auto o un inmueble? Aunque tengas la solvencia económica, pero si estás en el buró de crédito con estado de morosidad, cualquier institución financiera te negará el crédito. Existen empresas que te ayudan a reestructurar los créditos, en mi opinión, el costo es elevado; en este caso te recomiendo contactar directamente al despacho jurídico que compró tu deuda al banco y negociar en caso de que decidas no pagar la totalidad de la deuda. Siendo así, ten en cuenta que las quitas también se registran en el buró y bajan tu calificación crediticia. 
  1. Invierte en tu educación financiera. La educación financiera es un proceso que ayuda a desarrollar habilidades para entender el mercado y las oportunidades y riesgos según cada inversionista [1]. Sin embargo, no sólo pocas personas se interesan, si no que los programas más conocidos se limitan a mercados nacionales y productos tradicionales. Con las redes sociales y comunicación online, la inversión principal es el tiempo, pues encontrarás un sinfín de opciones, muchas de ellas gratuitas en las que puedes abrir tus posibilidades sobre en qué productos invertir, y más interesante aún, en qué mercados internacionales. Grandes inversionistas y empresarios insisten que no se debería invertir en algo que no conocemos; lo anterior implica también conocer los riesgos y al mismo tiempo hacernos responsable de nuestro dinero. Una vez que te vas interesando con algún tipo de inversión o mercado, ya decides si quieres profundizar en los temas y convertirte en un experto (y pagar tus cursos o talleres), en tanto, con los conocimientos que vas adquiriendo, tendrás la capacidad de determinar si quienes te asesoran saben de qué están hablando o no. 
  2. Determina tus objetivos financieros. Si ya eres capaz de proyectar tu presupuesto a corto, mediano y largo plazo, es momento de proyectar lo que deseas lograr. La regla de oro aquí es que la meta sea alcanzable y en verdad aporte comodidad y placer a tu vida, nunca al contrario, después, asegúrate de pagar las deudas o ajustarlas su pago de la forma más cómoda y menos costosa posible. En eso radica la abundancia de la que tanto se habla hoy den día. 

1 – La educación financiera se define como: el proceso por el cual los consumidores/inversionistas financieros mejoran su comprensión de los productos financieros, los conceptos y los riesgos, y, a  través  de  información,  instrucción  y/o  el  asesoramiento  objetivo,  desarrollan  las  habilidades  y confianza  para  ser  más  conscientes  de  los  riesgos  y  oportunidades  financieras,  tomar  decisiones informadas, saber a dónde ir para obtener ayuda y ejercer cualquier acción eficaz para mejorar su bienestar económico. Fuente: La educación financiera en América Latina y el Caribe. Situación actual y perspectivas. OCDE, 2013. Disponible en línea.

Si tienes deseas comprar un auto, por ejemplo, pero no tienes el capital, puedes buscar inversiones que te permitan lograrlo en un tiempo determinado. Recomiendo los fondos de inversión de Arum Trade, una empresa internacional de inversiones. El proceso para abrir una cuenta es sencillo, pero a la vez estricto, lo que brinda confianza, y aunque entiendo el mercado de divisas, no tengo tiempo para operar yo misma, así que invierto en 2 fondos cuyo depósito inicial es accesible y con un historial de rentabilidad que sustenta la decisión de invertir. ArumSegur es el único producto que conozco en el marcado que garantiza 5% mensual sin riesgo, en tanto que Suninvert tiene una rentabilidad total promedio de 199%.  Actualmente mi objetivo es adquirir un auto, por lo cual envío parte de mis ahorros a estos fondos de inversión, y la rentabilidad ya está proyectada en mis ingresos. 

  1. Emprende tu propio negocio o merca personal. Por ahora no pretendo hablar de emprendimiento, sin embargo, hay que notar que la forma de vender o anunciar tu producto o servicio es muy distinta a como era hace algunos años. Hoy en día, muchas mujeres han iniciado un negocio a través de grupos de whats app o Telegram de interés común, por ejemplo, grupos de mamás, de vecinos, de excompañeros de universidad, etc. Una vez que alguien compró tu producto a entera satisfacción, sin duda te recomendará en el mismo grupo y fuera de él. El famoso método “de boca en boca” no ha pasado de moda, sólo se ha actualizado a las redes sociales. Así que, no importa si eres ama de casa o estás empleada, las posibilidades de generar ingresos con inmensas. Considera que eres muy buena haciendo algo y nunca sabes en qué momento otras personas puedes interesarse en ello.  Después toma nota de tu proceso de venta con tus primeros clientes, así podrás mejorar y hacer crecer tu red y por supuesto, crear tu marca personal. 
  2. Comparte y conoce otras experiencias. Las pláticas de amigas siempre resultan interminables, y no son las mismas una vez que se habla de negocios e inversiones. Conocer las formas de obtener ingresos, de optimar un presupuesto familiar, de hacer trueque con los artículos que tu o tus hijos (si los tienes) ya no necesitan, son temas que enriquecen tus posibilidades. Si ya has comenzado una inversión, comparte tu experiencia o compárala; algunas personas obtienen diferentes resultados en un mismo producto de inversión. Cuando hablé de mi inversión en Suninvert, una de mis amigas comentó que habría un gran riesgo esperando un rendimiento tan alto, y me disfruto mucho hacer analogías y explicarles cómo funciona el mercado y cómo podemos ir por la vida observando el riesgo potencial en todo (incluso en tener un empleo hoy y mañana ya no), o cambiar la perspectiva y ver la oportunidad única que podemos estar perdiendo. Sin duda en esas pláticas les ahorro mucho tiempo de estudio. 😊 

Asi que algo que pueden tener común Miranda Priestly y otras grandes personalidades femeninas como Martha Debayle (México), Andrea Marques de Almeida (Brasil) o Paula Santillo (Argentina) por mencionar algunas, no es solamente que sean mujeres con dinero (su propio dinero), si no su capacidad de desenvolverse en aquello que les apasiona, y con la determinación de recorrer un camino que nadie plantea sencillo.  

Fernanda López
author of the article


2 pensamientos sobre “Cómo ser una mujer con dinero”

  • Me encantó este artículo, definitivamente todas queremos ser financieramente como Miranda, pero somos muy pocas las mujeres que investigamos en donde se puede invertir para generar ingresos reales. Tengo mi propia marca personal, que genera buenas ganancia pero quería llegar a más, cuidando mi capital por supuesto, y Arum Trade fue la respuesta a todo con el fondo de inversión ArumSegur, que me permitió invertir y obtener ganancias sin arriesgar nada. Cuando recibí mi primer porcentaje de rendimiento a mi favor, comprobé que la empresa cumplió completamente con las expectativas. Consejo para todos: no dejen el dinero estancado, pongan a circular sus ahorros y verán como obtienen beneficios.

  • Muy cierto, este artículo me hace concretar varias ideas que desde hace algunos meses me han surgido, y es muy real que una mujer inteligente es la que sabe llevar una vida financieramente sana y con equilibrio personal.
    Deseo más artículos de estr tipo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.