Dulces brasileños: Un negocio desde la época estudiantil hasta la realidad actual

Dulces brasileños: Un negocio desde la época estudiantil hasta la realidad actual

Cómo superar la idea de que debemos seguir solamente una carrera y elegir entre el arte, educación y gastronomía. 

Es muy claro para todos, o por lo menos para la mayoría que hoy en día, con tantas posibilidades y caminos a seguir, los jóvenes tenemos muchas dudas y algunas veces nos sentimos presionados a elegir una carrera en la cual trabajaremos toda la vida. En este artículo voy a hablar de cómo una amiga y yo salimos de preparatoria con todos estos sentimientos y aun así encontramos una manera de relacionar todos nuestros gustos y crecer económicamente y como personas.

[content-wide]Ojalá esto les de valentía para explorar sus talentos ocultos. [/content-wide]

Aquí en Brasil, así como en México, es común que al final de la preparatoria se haga un viaje o una fiesta con todos los alumnos, por lo que empezamos a hacer y vender dulces muy comunes para festejar los cumpleaños. Íbamos de clase en clase ofreciendo nuestras creaciones, cada dulce por R$2.0 (0.36USD) y con ello lograr alcanzar nuestra meta. Con necesidad de pocos insumos como lechera, galletas, chocolate en polvo, mantequilla y algunas pocas variaciones, conseguimos producir cerca de 30 dulcecitos por porción con un gasto de 0.30 centavos (0.05USD) por dulce. Teníamos una ganancia de aproximadamente R$51 (9.08USD) por receta. Nos costó mucho tiempo y trabajo, pero al fin, vendimos 750 dulces, alcanzando nuestra meta de 1,500 reales (266USD).

“Brigadeiros” de diferentes tipos hechos por nosotras en 2016.

Por otro lado, después de todo eso, como es común en prepa, mi amiga y yo seguimos nuestros rumbos. Ella en la universidad de física y danza y yo con mi intercambio a México, tratando de comprender quien quería ser, sin nunca dejarnos de hablar. 

[content-wide]Conocer tus gustos es potenciar tu propio crecimiento económico y personal[/content-wide]

Cuando regresé a Brasil, Bruna y yo, decidimos dar continuidad a lo que habíamos comenzado hace unos años en la preparatoria, por suerte o coincidencia decidimos empezar justamente el día de Pascua, en la cual muchas personas se ponen a hacer huevos de chocolate para regalar a los niños, a los novios y familiares. 

Aunque no estábamos esperando muchos pedidos, invertimos un total de R$2,500 (444.90USD) entre barras de chocolate, moldes, insumos para los rellenos y envases, además de muchísimo trabajo. Vendimos 158 huevos de chocolate en 2019 y nos quedamos contentisimas, pero lo más importante fue conseguir más conocimiento por parte de nuestros clientes y más experiencias para añadir a nuestro trabajo. Aprendimos a comprar en las tiendas en que los productos tenían menor precio y la misma calidad y descubrimos maneras de aumentar y mejorar nuestros productos a través de la práctica.

Desde el principio decidimos mantener nuestro negocio puramente virtual, nuestro principal medio de venta es el Instagram y el Facebook, eso nos ayuda a tener menos gastos en cuanto a un pequeño negocio. Por ejemplo, no tenemos que pagar la renta de un espacio. Nos gusta trabajar juntas, así que hacemos los dulces o en mi casa o en la casa de mi socia, aunque por la cuarentena aprendemos a compartir los pedidos, a veces yo hago los rellenos y ella los chocolates y viceversa.

La importancia de tener gustos diferentes tratándose de los negocios, a parte de la producción de dulces, a mí me toca hablar más con los clientes y pensar en los textos de la página, en cuanto a mi socia, le toca más calcular gastos e ingresos. En general, tenemos una jornada de trabajo intensa, quedando hasta 20 horas en la cocina entre la producción y finalización de los pedidos. En un buen mes ganamos aproximadamente 1000 reales cada una (177.8USD) 

Todo fin de mes vamos por nuestros insumos. En general son: 4 kg de chocolate con leche (R$156,0/27,74USD), 2 kg de chocolate blanco (R$53,0/9,42USD), 2 kg de chocolate semi amargo (R$58,0/10,31USD), 15 latas de lechera, 1 kg de chocolate en polvo 50% (R$23,80/4,23USD), 500 gramos de coco rallado (R$17,5/3,11USD), 7 latas de leche en crema (R$20,23/3,6USD) y por último 6 tabletas de 200 gramos de mantequilla (R$54,0/9,60).

La mayoría de nuestros envases están hechos de papel Kraft y acetato transparente. Un buen consejo es que cuando necesitas comprarlos en mayor cantidad, la compra por internet (R$3,0un/0,53USD) sale mucho más barato que ir por ellos a la tienda (R$4,0un/0,71USD), pues a parte el gasto de gasolina. También tenemos bolsitas de papel para los pedidos muy grandes, cada una nos sale por R$1,50 (0,27USD).

En tiempos normales, entregamos los pedidos en el metro, o en la casa de las personas cobrando cerca de R$1,50 (0,27USD) por km, y también algunos clientes podían recoger sus pedidos en nuestras casas sin costo extra. Por la cuarentena tuvimos que subir nuestras medidas de seguridad, dejando de hacer entregas en el metro. Hoy trabajamos con un repartidor que nos cobra 2,00 (0.36USD) por km, ampliando el alcance de nuestro “delivery”.

Lo bueno de trabajar con gastronomía, aquí tratando de dulces o salados es que las personas nunca dejan de comer. Pensemos en un restaurante, por ejemplo, tiene clientes de todos los tipos y de todas las edades. O sea, aunque trabajemos de manera puramente virtual, atendemos a un gran público. 

Hoy, mientras Bruna termina su curso de Danza, y yo empiezo el de Pedagogía, ofrecemos en nuestra página de Instagram más de 15 productos diferentes como brigadeiros, beijinhos, galletas, pasteles, panes de miel, etc. Contamos con cerca de 870 seguidores, siempre innovando en nuestras recetas y contenidos, tenemos desde los mismos dulcecitos que vendíamos en 2016 hasta canastas temáticas como la de Harry Potter. Para mí, lo más importante cuando tratamos de negocios es almacenar parte de la ganancia para los insumos del próximo mes y no tener miedo de las críticas, son ellas las que nos van a permitir un crecimiento. 

Con esto concluyo diciendo que la vida es mucho más que apenas una disciplina o carrera profesional. Principalmente en este momento de crisis, enfocarse en sus diferentes gustos y conocerse a sí mismo es la gran diferencia que nos permite abrir nuevas puertas y desafiar límites.

Camilla Bitelman
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.