El Alto: La ciudad boliviana más alta del mundo

El Alto: La ciudad boliviana más alta del mundo

Bolivia posee no solamente el lago de agua dulce más alto del mundo sino también la ciudad más cercana al cielo, a 3869 metros sobre el nivel del mar, la ciudad de “El Alto” hace honor a su nombre.

La ciudad de El Alto es la 2ª. ciudad más poblada de Bolivia con 943,558 habitantes, situada en el departamento de La Paz, a 3,869 m.s.n.m, es la ciudad más alta del mundo, cercana al lago Titicaca a 90 kilómetros, frontera con Perú.

El Alto es de las ciudades que conserva su cultura en cada una de sus esquinas, de su arquitectura hasta su estructura económica. Ciudad caracterizada por su actividad comercial existiendo más de 5,600 pequeñas y medianas empresas, fábricas y plantas de procesamiento de hidrocarburos, es exportadora de minerales, que son los principales productos de exportación del país, además del gas natural.

Por su rápido crecimiento económico ha sido un foco para la inmigración campo-ciudad, en específico de los 3 departamentos del altiplano boliviano, y de ciudades fronterizas del Perú, la ciudad se encuentra a 20 kilómetros de La Paz, sede administrativa de Bolivia, y se puede acceder por automóvil, a través de la autopista “Héroes de la Guerra del Chaco” o por el teleférico, en esta ciudad se encuentra el segundo aeropuerto internacional de más tránsito en Bolivia, el aeropuerto internacional “El Alto”.

En este lugar se pone en práctica la iniciativa de autoempleo, con una lógica de subsistencia, en el sentido de que son negocios informales conformados enteramente por familias, en este sentido se trata de trabajo no remunerado entre los miembros, de esta manera se manejan puntos centrales del comercio en esta ciudad que se consagra en la “Feria 16 de Julio” y en los “Cholets” que son edificaciones que responden a cualquier tipo de negocio.

La Cámara Nacional de Industria aproximó que un 71% de establecimientos industriales de El Alto se concentran los rubros manufactureros de textiles, muebles, metales y panadería.

Un espacio que refleja el dinamismo de la ciudad es en la “Feria 16 de Julio”, es de las más grandes de Bolivia, cuyo espacio se extiende aproximadamente 20 kilómetros donde se da un flujo de alrededor de 2 millones de dólares semanal y se tiene al menos 11 mil personas involucradas, además, la actividad genera importantes rentas al gobierno municipal, por conceptos de cobro llamados “sentajes”, cuyo costo unitario de 35 USD para cada “puesto” de comerciante dentro de la feria, estimándose que llegan a recaudar más o menos 40 mil dólares al mes.

Bolivia tiene una vista espectacular desde las alturas de la cual quedarás maravillado cuando visites “El Alto”

Esta feria comercializa productos como la “ropa usada”, artículos de construcción, autopartes, artesanías, muebles, alimentos, antigüedades, entre otros. Existe un gran porcentaje de comercio informal o contrabando. 

Los comerciantes tienden a trabajar un promedio de 12 a 14 horas al día, ya que la jornada empieza 5 a.m. y termina entre las 19 y 20 horas, dentro de estos. Se da el hecho de que una familia puede ser la propietaria de más de un comercio, ya que cada uno es atendido por diversos miembros de esta, y en promedio una familia puede tener hasta 5 comercios e incluso más si se tiene en cuenta la familia de segundo grado. Aquí se destaca que los miembros del hogar no llegan a percibir un salario como tal, sino la remuneración total la administra el denominado “Jefe del Hogar”.

Se estima que cada comercio genera una venta en promedio de aproximadamente 250 dólares semanal, siendo en general una familia propietaria de 5 comercios una suma de 1,250 dólares en ventas semanales.

La feria es parte de la ruta de atractivos turísticos “Jach’a qhatu untasa” en aimara, que significa “ven a la gran feria”, que incluía una visita al espectáculo de las “Cholitas luchadoras” que tiene un precio de 15 dólares por entrada.

Por otro lado, se tiene las construcciones denominadas “Cholets” combinación de las palabras cholo y chalet, son edificaciones de 3 a 7 niveles destinados a uso comercial y/o vivienda, normalmente son ocupados por sus dueños y son inspirados en diseños de “Mamani Mamani” un pintor andino, sin embargo, también hay edificaciones con diseños más extravagantes como de la película Transformers.

Estos edificios son propiedad de comerciantes, mineros y personas del sector gastronómico, y pueden llegar a estar valuadas hasta en un millón de dólares, al dedicar las primeras plantas a la actividad comercial pueden tener alquileres de locales de 1,000 dólares al mes, otros servicios como el alquiler del salón de baile que cuesta alrededor de 1,500 dólares por evento donde se puede albergar hasta mil personas.

Bajo esta premisa es que estas edificaciones intentan rendir homenaje a su herencia cultural en combinación a la modernidad, reflejados en eventos denominados “Electro-Preste” que hace referencia a la tradición del Preste, heredada del “ayni”, con lo cual se gana el prestigio y respeto de su comunidad, ahora ya combinado con la característica de la fiesta electrónica, la contratación de Dj’s, se intenta hacer una simbiosis de cultura occidental y andina.

El alquiler de estos “Cholets” para dicha fiesta oscila entre 3,000 y 10,000 dólares, algunos electro-prestes cobran una entrada al público de más o menos 30 dólares, recaudando alrededor de 30 mil dólares, y dependiendo la contratación de un Dj nacional o internacional este costo puede variar entre 3,000 a 12,000 dólares.

De esta forma la ciudad más alta del mundo, encuentra su lugar en una sinergia entre el pasado y el presente, entre la cultura andina y la occidental, exalta nuevas formas de crecimiento económico y lo refleja de maneras no convencionales. El Alto, ciudad de particularidades, pero sin duda ciudad de enmarca la resiliencia de una población por salir adelante, bajo sus propios términos. 

Costos de Vida de una familia en El Alto

Familia de 4 miembrosUSD
Alimentación350
Transporte70
Servicio Agua, Luz y Gas85
Servicio Cable e Internet55
Total510

Ven a Bolivia y te llevaremos a conocer una parte de nuestro país desde las alturas. 

María Laura Torrico Ramos
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.