¡La agricultura familiar y su importancia para Brasil!

¡La agricultura familiar y su importancia para Brasil!

La agricultura familiar se refiere a toda forma de cultivo de la tierra y la producción rural la cual la gestión y fuerza laboral sean mayoritariamente de origen del núcleo familiar. Al contrario de la agricultura patronal que dispone de la contratación de trabajadores para actuación en grandes sistemas productivos de medias y grandes propriedades, la agricultura familiar tiene como característica la producción a partir de lotes más pequeños de tierra, con una más grande diversidad productiva. Luego, la familia es, al mismo tiempo, propietaria, gestora y responsable de toda la producción y venta.

Antiguamente, la agricultura familiar solía ser vista como una actividad de subsistencia, hoy se puede encontrar una producción súper estructurada, con facturación de 55 billones USD por año. En Brasil, estos agricultores son responsables por la mayor parte de la producción de los alimentos consumidos en el país, emplea 74% de la mano de obra rural y responde por 38% del ingreso bruto del agronegocio. 

Por lo tanto, Brasil está en la octava posición entre los países que más producen alimentos, si fuera considerado solo en cuestión de la agricultura familiar. Si consideras toda la producción, ocupa el quinto lugar.   

En Brasil, la agricultura familiar cuenta con su propia legislación. Es considerado un agricultor familiar aquello que promueve actividades en el medio rural en tierras con un área inferior a cuatro módulos fiscales, emplea la mano de obra de la propia familia y tiene su renta vinculada con la producción resultante del establecimiento.  

Al contrario de lo que muchas veces se piensa, la agricultura familiar es la principal responsable por la producción de alimentos para nosotros. Está compuesta por pequeños productores rurales, los pueblos indígenas, comunidades quilombolas, asentamientos de la reforma agraria, silvicultores, acuicultores, extractivistas y pescadores. El sector se destaca por la producción de diversos géneros alimenticios, como maíz, mandioca, frijol, arroz entre otros.

Así, además de la importancia económica, originada de este sector, hay una relevancia social y cultural para estos grupos que sobreviven y mantienen sus tradiciones con este tipo de producción y consumo. En lo que sigue, la agricultura familiar detiene 70% de la producción del frijol, 34% del arroz, 87% de la mandioca, 46% del maíz, 38% del café y 21% del trigo. El sector trata también del 50% de lo de las aves, 30% de los bovinos, 60% de la producción de leche y 59% del porcino.

Consumir productos provenientes de la agricultura familiar, representa para Brasil una posibilidad de crecimiento económico

Al igual que, existen algunos programas del gobierno de incentivo al sector, el primero es el Programa Nacional de Fortalecimiento de la Agricultura Familiar (PRONAF), financiado por el Banco Nacional del Desarrollo Económico y Social (BNDES). Este programa busca promover la ampliación de la estructura productiva en estos establecimientos rurales. A pesar de la importancia de estos programas, actualmente poseen un bajo financiamiento en razón de la paralización de los empréstitos.  

Gran parte de este problema está relacionado con la búsqueda de más tierras para explorar para el cultivo de grandes industrias agrícolas nacionales e internacionales. Esto está guiado por un gran frente en el gobierno: el Frente Parlamentario de Agricultura, que orienta estas políticas. 

Este logro termina por contradecir las necesidades reales de la población, los pueblos tradicionales de Brasil y la fauna y la flora. La mayor parte de la producción agroindustrial brasileña se utiliza para la producción de piensos, combustibles y otros productos para la industria. Así, se observa que es erróneo creer que los grandes agricultores son los principales responsables de la distribución de alimentos en Brasil. 

También, se puede analizar que además de dar empleo a más de 10 millones de personas y ser responsable del 35% del PIB, la agricultura familiar tiene tanta importancia en la defensa de las tradiciones de mi país. Sin embargo, a pesar de estas cifras, ella no es en gran parte responsable de las cifras significativas en la formación de riqueza del Brasil. Entonces, si el impacto financiero es bajo, ¿cómo podemos explicar la relevancia de este sector más allá de la economía?

El método de cultivo es más orgánico y el monocultivo apenas se practica en estas actividades, el suelo se mantiene más fuerte, ya que existe una variación en el uso que también impacta positivamente en la calidad de los productos. Además, se reduce el impacto ambiental, valorando las medidas naturales de protección frente a plagas y fertilización.

Pronto, se percibe la necesidad real de Brasil en relación a la agricultura familiar. Además de emplear a miles de personas y ayudar a muchas familias en el campo, también influye en nuestro consumo directo de estos alimentos. Los alimentos son, sin duda, más sostenibles para el suelo donde se cultiva, por las razones antes mencionadas, y mejores para la salud de quienes los consumen, ya que son alimentos más puros y frescos. 

Aquí en Brasil tendemos a incentivar a este tipo de productores optando por un consumo más consciente, yendo a pequeñas ferias y comprando la comida de la semana en esos lugares. A continuación, comparto una tabla de comparación de precios entre los grandes mercados y los pequeños agricultores.

PRODUCTOSMERCADOSFERIAS
PLÁTANO (KG)R $ 4.98 (0.88 USD)R $ 5.50 (0.98 USD)
AGUACATE (KG)R $ 8.98 (1.60 USD)R $ 8.00 (1.42 USD)
CILANTRO (UN)R $ 2.58 (0.46 USD)R $ 3.00 (0.20 USD)
REMOLACHA (KG)R $ 5.98 (1.06 USD)R $ 8.50 (1.51 USD)
CEBOLLA (KG)R $ 5.98 (1.06 USD)R $ 8.50 (1.51 USD)
TOTALR $ 28.50 (5.09 USD)R $ 33.50 (5.99 USD)

En vista de esto, se advierte que existe una diferencia tanto como significativa en relación a los precios, sin embargo, al compararla con la capacidad industrial de los grandes mercados y, en consecuencia, la mayor eficiencia productiva, no se vuelve tan atípico como ese. Además, la producción familiar debe ser impulsada por el gobierno, a través de los programas de beneficios que se mencionan anteriormente y que deben mantenerse. 

¡Espero haber despertado interés por empezar a consumir productos de este sector tan importante para nuestra cultura y tradición! Sin duda, lleva consigo nuestra historia y costumbres que permean hoy y siempre en nuestro país!

Maria Clara Pedreira Anjos
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.