La belleza, una lucha inquebrantable para no perderla

La belleza, una lucha inquebrantable para no perderla

Vivimos en un mundo basado en estereotipos y uno de estos es la belleza. El ser bello es tarea constante e implica querer borrar las huellas que en el cuerpo deja el paso del tiempo, algo por demás constante, difícil y costoso

La belleza como concepto tiene que ver con cualidades del objeto o persona y se origina de la percepción sensorial, o sea, se encuentra en la mente de quien la aprecia, siendo una experiencia sensorial compleja lo lleva a constituirse en un constructo social, es decir, en un significado propio de quien la aprecia, lo bello para mí no lo es para ti o para otros. 

Antiguamente la belleza se constituía en una cualidad que hacía que “algo” fuera grato, relevante y deseado. En la época faraónica aparecen los primeros cánones de belleza para que el cuerpo se viera digno y deseado. Los griegos y romanos siguieron con estas ideas, al grado de pensar que si eran bellos era por creación divina y consideraron que la belleza material era física y por ello se marchitaba con el tiempo, mientras que la espiritual no se corrompía y persistía en nuestro interior. 

La belleza es considera como lo que es agradable a los sentidos y lo contrario a esto es la fealdad que lleva al descontento e incertidumbre y provoca una sensación negativa, un caos que lleva al rechazo de lo que se percibe. Hoy día, se considera que las personas cuyos rasgos faciales son equilibrados, armónicos, resultan más atractivas que quienes sus rasgos no lo son. A lo largo de la historia lo bello se considera como el bien, mientras que lo no bello, o sea, lo feo, se asocia a la torpeza, lo enfermo y lo miserable. Goethe menciona que la belleza humana está muy ligada a lo interior, a lo sublime, que lleva al espectador a un éxtasis más allá de la racionalidad.  

La belleza es un atributo que implica armonía, proporción, simetría y por ello perfección, esto no se separa de la subjetividad y por ende varia de un individuo a otro, de una cultura a otra y de una época a otra, es por eso que no se evalúa de la misma forma y se reafirma el hecho de lo que es bello para mí no necesariamente lo es para ti. 

Hablando más de la belleza exterior, esta se asocia frecuentemente con la juventud, el atractivo físico de la persona, en este sentido, ser joven es ser bello y, por tanto, en el mundo actual, no se quieren perder ambas condiciones: juventud y belleza. 

Hoy día, se habla de belleza natural, la que a todas luces no queremos perder y se quiere lograr mantenerla mediante el empleo de la cirugía estética a fin de corregir algunos aspectos del cuerpo y hacerlo más bello o eliminar las huellas que el tiempo deja de tal forma que en apariencia no se pierda la lozanía. 

Cuidar la salud y la apariencia física, es estar en sintonía con uno mismo, es estar pleno y sentirse vivo

¿Qué hacer para no perder la belleza?

Hay muchas formas para mantener la belleza, desde las básicas como un consumo adecuado de nutrientes y mantener un peso ideal, ingesta apropiada de agua, uso de aceites para eliminar toxinas, dormir 8 hrs. al día, tomar frecuentemente un baño de vapor, una limpieza facial y corporal con exfoliantes, usar mascarillas de arcilla para eliminar arrugas cutáneas, practicar un deporte y tener una actitud positiva ante la vida y sus adversidades. 

Pese a esto, el tiempo no se detiene y el envejecimiento llega de una u otra manera y con él la perdida de la belleza y gracia natural, empezamos a ver arrugas, se agrandan los poros y la piel se deshidrata y es ahí cuando volteamos los ojos a clínicas especializadas en estética que por ciertas sumas de dinero hacen arreglos al rostro, cuerpo y al ego, pues no está del todo mal levantar la autoestima con uno que otro procedimiento, siempre y cuando esté en manos de un profesional certificado.

En muchos lugares se ofertan procedimientos asociados al rejuvenecimiento y embellecimiento del cuerpo, muchos tienen nombres extraños, con múltiples precios e incluso con planes de financiamientos y esto se debe a que tanto mujeres como hombres con más frecuencia solicitan un tratamiento anti edad, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos, lo que hace necesaria la asesoría especializada. 

La mujer recurre a procedimientos como el moldeamiento y reducción de medidas con masajes o quirúrgicamente, dermoabrasión para eliminar manchas en piel, peeling ultrasónico para regenerar y dar más suavidad a la piel, ultracavitación que elimina grasa localizada, carboxiterapia para mayor oxigenación y eliminar celulitis, velos de colágeno que da estructura y soporte a los tejidos, corrientes rusas que fortalece músculos y evita flacidez, lipoescultura láser que debe ser practicada por cirujanos, hidrolipólisis y mesoterapia ambos con el fin de eliminar grasa.

El hombre por su lado, recurre al Lifting que a través del ácido hialurónico eliminar arrugas e imperfecciones, cirugía de orejas, rellenos de tejido blando para eliminar arrugas o aumentar el volumen de labios, el clásico bótox para arrugas, la liposucción, reducción mamaria, cirugía de párpados, exfoliación de la piel, depilación permanente y lo mayormente preferido es el masaje que los lleva a la relajación e incluso adelgazar sin necesidad del bisturí. 

Te comparto una tabla de posibles costos para diversos procedimientos:

ProcedimientoPesos mexicanosUSD
Dermoabrasión $ 1,00049.92 USD
Peeling$ 2,400119.82 USD
Ultracavitación $ 5,350267.09 USD
Carboxiterapia $ 1,00049.92 USD
Velos de colágeno $ 58028.96 USD
Corrientes rusas $ 2,00099.85 USD
Hidrolipolisis $ 7,000349. 46 USD
Mesoterapia (Sesión)$ 650 32.45 USD
Lifting$ 6,000299.54 USD
Bótox$ 4,900244.62 USD
Exfoliación de piel $ 4,000199.69 USD
Depilación permanente$ 9,500224.65 USD
Masaje $ 1,00049.92 USD

Los costos de cirugías varían según el cirujano que lo realizará y la clínica donde se efectué. 

No olvides que la belleza física genera atracción visual, lo más grato es conjugar el atractivo físico con la interioridad, ser bello por dentro y por fuera.

Hugo Morales
author of the article


1 pensamiento sobre “La belleza, una lucha inquebrantable para no perderla”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.