La inversión para un Restaurante-bar en Cancún

La inversión para un Restaurante-bar en Cancún

Con miedo, pero con todas las ganas.  “El éxito llega trabajando”. 

Invertir en un nuevo proyecto siempre genera un sinfín de sentimientos ya sean positivos o negativos por la incertidumbre de pensar si es el proyecto y momento adecuado, y, por otro lado, la pérdida de nuestro capital que para la mayoría de nosotros puede representar el ahorro de años de trabajo.  

A principio de año surge la oportunidad de invertir con un amigo en Cancún para abrir un bar, se despertaron dudas y miedos, aún más al saber el monto de inversión, no era cualquier cantidad, pero la oportunidad era buena y formaba parte de un sueño y otra experiencia para mí y mi familia. 

Tarde poco para decidirme, pues era la oportunidad de cumplir un sueño. Fue ahí donde nos pusimos a trabajar para conseguir que fuera lo más pronto posible, incluso aunque la situación actual no es la indicada para abrir un negocio sin importar el giro de este, le apostamos a la experiencia, dedicación y trabajo; haciendo a un lado miedos que estaban en la mente, incluso no consideramos los problemas de nuestro alrededor los cuales después serían grandes barreras en el desarrollo de este sueño. 

[content-wide]Si se cree en un proyecto, es factible vencer los obstáculos que limitan el éxito[/content-wide]

Pasos iniciales

Lo primero en lo que nos enfocamos fue buscar el lugar perfecto para la apertura del negocio, que contara con excelente ubicación, accesibilidad, seguridad y cumpliera con los requisitos propios de un bar o restaurante, baños para hombres y mujeres, cocina, bodega, salidas de emergencia.  Para nuestra suerte encontramos un lugar fabuloso en una pequeña plaza la cual es muy conocida y concurrida, la renta era más de lo imaginado, $70 mil pesos, pero valía la pena en todo sentido. Me vivía con mucha suerte, mi emoción era demasiada, todo estaba saliendo excelente, se buscaron los proveedores, y elegir el mejor mobiliario, equipo de luz y sonido, pantallas, aire acondicionado, loza, cristalería, platos, vasos, accesorios de cocina, refrigeradores, utensilios, proveedores de bebida y de comida. Nuestro bar tenía que ser de excelencia.

El siguiente paso y no menos importante fueron los permisos, los cuales les comento son varios trámites incluso capacitaciones que llegan a tardar algunos meses.

Nos enfocamos en conseguir una excelente plantilla de colaboradores que iba desde: garroteros, mandiles, meseros, capitanes, gerente, animadoras, Dj, personal de cocina y contador. Lo más importante fue compartir con ellos la ideología que queríamos para el bar, hacer que se sintieran parte del proyecto y que el buen trato al cliente fuera lo fundamental para el éxito. Nuestro equipo de trabajo es variado, pues tenemos personas de distintas regiones de México y del mundo.

Gracias al esfuerzo y dedicación logramos que todo estuviera listo en el tiempo acordado. 

A continuación, les comparto la estimación de gastos:

CONCEPTOINVERSIÓN EN PESOS MEXICANOS
Renta $70,000
CFE$25,000
Remodelación y adaptación$100,000
Mobiliario, cocina, cristalería, loza, electrodomésticos.$350,000
Audio, pantallas, luces, consola. $400,000
Refrescos, alcohol, alimentos $250,000
Extras: permisos, fumigaciones, agua, basura, uniformes, cubre bocas, caretas, publicidad.$100,000
Nómina mensual primer mes para 28 personas.$250,000
TOTAL DE LA INVERSIÓN$1,545,000

Si la idea original no tiene el éxito que se pensó, con mano firme hay que emprender un plan “B”

Entonces, la pandemia nos alcanzó y lamentablemente aquello que nosotros consideramos pasajero y que no intervendría con nuestros planes llegó, ya teníamos todo listo para abrir, sin embargo las medidas sanitarias que se tomaron para evitar el riesgo de propagación de COVID 19 seguían vigentes, realmente no era un problema temporal como nosotros pensábamos y así como a muchos otros negocios nos afectó por completo.
Nos mantuvimos cerrados, cubriendo los gastos como muchos otros negocios hasta que el semáforo cambió y comenzó la reapertura, sin embargo, esta solamente incluía restaurantes fue así como tomamos la decisión de cambiar el concepto y hacerlo un restaurante ampliando nuestra carta de alimentos incluyendo snacks, hamburguesas, pizzas, arepas, cortes de carne, mariscos y diversas guarniciones. Se remodeló el área de cocina y terraza haciendo ambas más grandes para cumplir con los lineamientos, además de anexar señalética referente a medidas preventivas y de distanciamiento ante el COVID 19,
Al fin podríamos abrir.

Para el mes de agosto ya estábamos abriendo, aunque la capacidad aceptada era del 30% tuvimos una gran aceptación, la mayoría de las personas ya querían regresar a su vida normal y esto fue aprovechado al cien, se crearon varias promociones por ejemplo: días específicos de descuentos en alimentos, otros en bebidas, eventos especiales e incluso para gustos específicos en música como hip hop y latinos.

Adaptándonos al bello Cancún, buscamos satisfacer las necesidades de cada uno de los clientes que buscan divertirse, tener experiencias nuevas, disfrutar al cien el momento, además, el clima es drástico pues en tres meses se han presentado días realmente calurosos  que es lo normal en esta zona, además, se han presentado tormentas tropicales incluso huracanes categoría 4, lo que representa una experiencia única y se tienen que tomar más medidas de seguridad incluso cerrar por completo y adecuar el restaurante para que este no se vea afectado e incluso saqueado. Sin embargo, como dicen “después de que pasa la tormenta” la vida regresa rápidamente a la normalidad y todo sigue igual, es realmente sorprendente cómo la gente llega al restaurante al pasar la tormenta como si nada hubiera ocurrido.

En fin, el camino no ha sido fácil y con solo tres meses de apertura estamos conscientes que aún nos falta mucho que aprender, sin embargo, las ganas de trabajar y el amor por este proyecto no cesan a pesar de la pandemia y el entorno, al final del día hay que seguir trabajando para alcanzar aquello que algún día se plasmó en nuestra mente.

Dulce Carolina Alvaro Gonzalez
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.