La muerte tiene un costo emocional y económico a veces difícil de cubrir

La muerte tiene un costo emocional y económico a veces difícil de cubrir

La muerte nos recuerda en todo momento en mayor o menor grado nuestra propia mortalidad, siendo una dimensión de la vida es compañera fiel de cada ser humano, es lo más propio de la condición y realidad humana a la que llamamos finitud y que se vive de forma diferente según el contexto del individuo.

El inicio de la vida es un acontecimiento por demás hermoso y disfrutado por todos, el nacimiento de un ser humano es tan maravilloso como ver la luz del día en un bello amanecer, sin embargo, en el otro extremo está la muerte, evento considerado como la culminación de la vida. Para muchos, morir es el proceso más fascinante de la naturaleza pues se logra el equilibrio perfecto, pues a pesar de ser considerado algo oscuro y funesto en occidente, es también un hecho pacificante, tanto el nacimiento como la muerte son propios de la naturaleza humana.

Para entender la muerte es preciso aceptar que se sabe muy poco del estar vivo, pues la vida es algo que damos por hecho siendo materia y energía en interacción con el medio externo.  En mi opinión, creo que hemos perdido la gran sabiduría de considerar a la muerte como algo natural, por lo que considero que es hora de hablar del morir y recuperar esa sabiduría para que el dolor de la partida, no duela tanto para todos.

En quienes le temen a la muerte y a hablar de ella se refleja quizá un enorme miedo a lo desconocido que nos impide sentarnos, mientras estamos bien y tener una conversación que permita planificar mejor para morir mejor. Sin embargo, hasta el 95% de las personas no hablan de esto, pues se tiene la creencia de que se le invocará si se toca el tema. 

El nacimiento de un nuevo individuo muchas veces puede ser muy abrumador pues hay que preparar con mucha anticipación tantas cosas en casa, en el trabajo, en la familia, en lo financiero y sobre todo en lo emocional pues es un evento estresante que va a producir grandes cambios que deben vivirse con serenidad y consciencia de que estamos preparados para ello. Del mismo modo, debe ser vista a la muerte, ya que es el destino que todos compartimos, un momento único para cada quien.

No es posible entender a la muerte ni tener experiencia de ella cuando no se ha vivido la propia muerte

Es cierto que todos vamos a morir algún día, pero evitamos el tema, lo postergamos, nos da miedo y no sabemos por tanto cómo prepararnos, un poeta decía que mientras somos la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros ya no somos. Todos llegaremos a ella, pero a la vez, todos queremos llegar a la cita lo más tarde posible, pues se considera que la vida es muy bella como para abandonarla, sin embargo, es preciso considerar que la sabiduría radica en reconocer el momento justo, cuando ya se puede morir y no aferrarnos incansablemente a la vida a costa de todo, como si viviéramos programados para sujetarnos eternamente a ella.

No podemos aprender de la muerte y sacar experiencia de ella, pues no se parece a nada de lo que hayamos pasado antes, sin embargo, lo primero es tener presente a la muerte a fin de vivir más responsablemente la vida, sacar lo mejor de sí y no dejar para después temas que son cruciales y que necesitan ser cerrados ya que la muerte puede llegar estrepitosamente, por lo que es necesario hablar lo que se tenga que hablar en el momento preciso, ya que cuando se vive una vida con sentido es posible acceder a una muerte con mayor paz interior, pues esta es un camino propio, único y muy personal.

Cuando la muerte llega para alguien, se deja un vacío físico y emocional que es precisamente lo que causa gran dolor para los que aún quedamos en esta dimensión. 

Ahora bien, si sabemos que va a pasar, entonces por qué no prever ese momento. En México, el 60% no deja un testamento al morir complicando así, la vida para quienes quedan aún pese a que su costo no es mayor a $1,500, adquirir un seguro de vida es una alternativa muy adecuada para no dejar compromisos económicos después del funeral, una mensualidad de seguro está alrededor de $2,300, liquidar créditos bancarios, hipotecas, y otros adeudos es importante y de todo esto deben estar totalmente enterados los familiares, a fin de saber que trámites realizar. Tenerlos informados del destino de nuestros órganos en caso de decidir donarlos, ser cremado o inhumado, los ritos funerarios y por qué no, prepararlos de la manera en que nos gustaría se realicen, así como adquirir un seguro funerario que el 93% de mexicanos no lo tienen. En este rubro es importante tener conciencia del costo, y que dependerá de que tanta pompa tendrá el funeral. 

Un servicio funerario es un contrato que incluye: aviso fúnebre, ataúd, transporte, embalsamamiento o cremación, flores, velación y servicio de café, acto religioso, sepelio y espacio en un cementerio o cripta con su placa conmemorativa. 

Los que aceptan la muerte tranquilamente, son quienes se sienten más satisfechos con su vida

Los costos varían si la velación será en casa del fallecido a en una funeraria, aquí, quien proporciona el servicio se adapta a la petición de los familiares, también se adapta a la calidad del ataúd y los servicios que proporciona a quienes asisten a la velación, el tipo de carroza, la bóveda en el cementerio. No todos los proveedores de servicios funerarios ofrecen el mismo servicio, este varía según sea el presupuesto de quien lo solicita. Es por esto que cada funeraria oferta paquetes con diferentes precios y servicios que incluyen de alguna manera la cobertura de los distintos momentos del funeral. Algunos paquetes son más económicos como el de entierro inmediato pues se omite arreglos florales, velatorio y otros detalles, mientras que los paquetes más costosos son los que incluyen todos los elementos tradicionales de un funeral. 

En términos generales el costo de un funeral variará según la región del país y la calidad y variabilidad de los servicios ofrecidos, pudiendo oscilar desde los $20,000 para un funeral sencillo, hasta los $70,000 a $100,000 en uno de intermedio a más, e incluso, llega a tener costos exorbitantes sólo pagados por personas con muy alta solvencia económica.

Te comparto una tabla de los posibles gastos en un funeral:

ConceptoNivel bajoNivel medioNivel alto
Aviso fúnebre$500$2,500$4,000
Ataúd$4,000$7,000$15,000
Traslado al cementerio$2,000$5,000$20,000
CremaciónNo aplica$20,000$30,000
FloresLas llevan familiares$5,000$17,000
VelaciónCasa del fallecido$20,000$35,000
Servicio de café$1,000$5,000$15,000
Acto religioso$1,000$3,000$5,000
Sepelio$1,500$2,000$4,000
Mariachi/música saxofónNo aplica$1,500$5,000
Espacio en el cementerio/cripta y placa conmemorativa$10,000$15,000$50,000
Total$20,000$86,000$200,000

El precio de nacer como el precio de morir, deben ser rigurosamente planeados antes de que cada evento ocurra, de esta forma podemos enfrentar ambos sucesos tranquilos y seguros de que no serán un problema de difícil solución al momento de que estos ocurran. 

Hugo Morales
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.