La nueva era del Delivery en Venezuela

La nueva era del Delivery en Venezuela

En un país donde la escasez de combustible, la falta de efectivo y la criminalidad hacían de las entregas a domicilio una industria en quiebra, el Coronavirus llegó para cambiar este paradigma y poder brindarle una nueva era al delivery.

Cuando el hambre ataca, el Delivery puede llegar a ser un salvavidas. Sin embargo, antes de la pandemia por COVID-19 este servicio no era nada popular en Venezuela, pero ahora, las cosas han cambiado, lo demuestra la encuestadora Atenea Group que dice que para lo que va del 2021, 84% de los hogares venezolanos se benefician de esta herramienta para poder recibir alimentos o productos en sus hogares. Acompáñenos en esta oportunidad a conocer un poco más.

Por muchos factores, en los años anteriores eran muy escasos los negocios que ofrecían la entrega a domicilio, resaltaba la inseguridad que se vive en las principales ciudades del país y la facilidad de transporte que hacía innecesario en ciertos escenarios este servicio, pero todo esto quedó atrás al llegar el Coronavirus. Muchos negocios se vieron obligados a cerrar sus puertas a los clientes de manera indefinida para el momento, lo cual se tradujo en pérdidas de más del 80% en los primeros meses de la pandemia. Es ahí donde el delivery regresó para quedarse, siendo adoptado por la mayoría de restaurantes como una forma de mantenerse a flote, y presentándose además muy interesante para los venezolanos que reciben un salario de menos de 5 USD al mes. 

¿Cómo funciona el “Delivery” en Venezuela?

Actualmente, tiempo después de su regreso triunfal al país, este servicio se ha visto direccionado por dos caminos, un tanto distintos, pero contando ambos con sus beneficios, así como sus desventajas. Estas son las grandes agencias por un lado y los repartidores particulares por el otro, aprenderemos más sobre ambas modalidades a continuación.

Las agencias de delivery son cada vez más numerosas, y su dinamismo es grande ya que no dejan de aparecer, generándose así una voraz competencia entre las mismas, sobre cuales ofrecen los mejores descuentos y promociones. Han llegado las transnacionales como lo son “Pedidos Ya” y “Glovo” ; del mismo modo han nacido otras opciones con puro talento e innovación nacional, como lo son “UbiiGo”  y “Yummy”.  Esta última nos ayudará a ejemplificar un poco todo lo que conlleva poner en marcha un servicio tal en el contexto venezolano. Para entenderlo mejor, conoceremos la historia de Vicente Zavarce, un joven venezolano de 27 años, quien emigró al cumplir la mayoría de edad, para poder formarse en lo que es su pasión, la tecnología. Actualmente, Zavarce se encuentra en San Francisco, luego de haberse graduado con honores en Boston en finanzas. Él indica a un diario nacional que su inspiración principal fue Uber, y que, a partir de ahí, muchas de sus experiencias académicas y laborales contribuyeron a que haya sido la mente maestra detrás de la que se ha posicionado hoy como la aplicación más descargada del país caribeño, Yummy Venezuela. Fue de esta manera que esta aplicación se puso al servicio de más de 130 comercios en el primer trimestre, los cuales incursionaron en este mundo, forzados por el Coronavirus. Hoy en día, se ha logrado posicionar a tal punto que realiza un promedio de 14,000 órdenes mensuales en las principales ciudades del país. Y esto no fue sin inversión, puesto que, al adquirir una flota, cada moto puede costar alrededor de USD 700, una bicicleta ronda los USD 300, y el resto de equipo incluyendo uniformes, cascos y mochilas térmicas alcanza los USD 100. Costando así entre USD 400 y USD 800 equipar a un solo trabajador.

No dudes en echar mano de todas tus herramientas para generar ingresos económicos, pues todo trabajo es digno

De la misma forma que en las otras plataformas, pedir un delivery a través de Yummy es muy sencillo. Para iniciar, se necesita descargar la app en su teléfono iPhone o Android, luego se indica hacia donde se entrega y se presentan entonces las diferentes opciones de restaurantes, con los costos expresados en USD, así como el tiempo estimado de llegada, que no sobrepasa los 45 minutos. Luego se ofrecen diferentes opciones de pago, entre ellas Zelle, efectivo y pago al cambio en Bolívares. Una de las ventajas comerciales de Yummy es que incluye el costo de envío en el total de la compra; dependiendo del destino, este puede rondar entre USD 3 y USD 7 que se divide entre el repartidor y la empresa. Sin embargo, no todo es color rosa para la empresa, puesto que debe enfrentarse a muchos inconvenientes como la marcada crisis del combustible que afecta a todos los venezolanos, sin importar su ocupación, del mismo modo que la dificultad para poder brindar el cambio en efectivo por la escasez de billetes americanos de baja denominación.

Habiendo presentado el delivery por medio de un servicio de franquicia, también se puede presentar la otra alternativa, que adoptan miles de venezolanos quienes por su propia cuenta ofrecen sus servicios. Y es que no es necesario contar con una motocicleta que deba ser llenada con el preciado combustible, basta con una bicicleta y mucho esfuerzo. También se presenta como una alternativa atractiva la utilización de vehículos con el sistema de propulsión por gas natural vehicular, el cual es casi gratuito y que además se puede surtir sin necesidad de aguardar largas horas en una línea. Con respecto a los costos, dependiendo del trayecto, la entrega puede costar entre USD 1 y USD 5.

Al ver esta seductora oferta, muchos buscan optar por esta opción.  Tal es el caso de Andrés, quien utiliza la camioneta a gas de su familia para poder realizar entregas y mudanzas a medio tiempo, lo que le genera un promedio mensual de 50 USD, que lo ayudan a seguir con sus estudios. 

Es seguro que los repartidores tienen muchos beneficios llamativos. Entre ellos, el no pagar impuestos se presenta como el primero. Además, la dolarización de facto que atraviesa el país lo transforma en una alternativa de oro, logrando ganar en promedio de 15 a 25 USD cada repartidor por semana, tomando en cuenta un promedio de ganancia de USD 1 por cada envío, realizando un mínimo de 6 entregas diarias. Esto se traduce en un saldo neto de más de 600 USD mensuales, esto dejando por fuera las esporádicas propinas que pueden ser recibidas.

William Colmenares
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.