La panadería, una industria muy mexicana con mucha historia y tradición

La panadería, una industria muy mexicana con mucha historia y tradición

El pan en México tiene una historia milenaria que trasciende a la esfera culinaria y se constituye en parte esencial de la cultura mexicana. Trasciende al ámbito comercial pues no puede faltar en la mesa el café con pan en nuestro diario vivir. 

El pan es parte esencial de la dieta del mexicano y tiene su origen con la conquista española, pues antes los mexicas sólo teníamos la cultura del maíz con lo que se cocinaban variados platillos que eran un deleite para los Aztecas, fueron los españoles quienes trajeron la cultura del trigo y todo el proceso de transformar el trigo en pan, que poco a poco fue teniendo gran aceptación y creciendo, tanto que en la época colonial, los hornos familiares se fueron consolidando hasta convertirse en pequeñas y grandes empresas productoras de pan no solo para el consumo familiar sino también para la población en general, constituyéndose en una tradición gastronómica mexicana.

En sus orígenes, el pan se vendía en las pulperías lo que hoy conocemos como misceláneas, en plazas y mercados, tradición que aún perdura en nuestros días sobre todo en la provincia mexicana. 

Se establecieron desde 1524 las primeras panaderías o talleres familiares del pan, lugar donde el jefe de familia era el maestro y los hijos sus ayudantes y aprendices del arte de la elaboración del pan. También los conventos de la época colonial tenían su propio horno para producir pan con recetas por demás deliciosas y creadas por ellos, ya que los frailes y monjas se especializaron en la elaboración del pan.

La popularidad del pan creció en México y ya en el año de 1880 muchos indígenas producían pan en hornos calabaceros en sus hogares y lo comercializaban en mercados y puestos callejeros a donde cada tarde acudía la gente para llevar a casa el pan recién salido del horno. 

[content-wide]El sabor del pan es producto del conocimiento cultural, es fruto de la pasión, la paciencia y la devoción con la que se elabora[/content-wide]

Actualmente la industria de la panificación en México es la 3ª. en generar empleos con un total de 1,600,000 puestos de trabajo directos e indirectos, con un valor de la industria panificadora estimada en 120,000 millones de pesos, sólo por debajo de la construcción y la automotriz. Esta industria es colosal y podemos decir que más de 60,000 panaderías son consideradas como microempresas, y el 95% son informales y familiares que se dedican a la producción del pan a menor escala con técnica artesanal.

México es líder a nivel mundial en cuanto a la diversidad de tipos de pan, ya que se producen en nuestro país más de mil variedades de pan dulce y unas 400 de pan salado. Son ejemplos del pan dulce las conchas, donas, chilindrinas, corbatas, ladrillos, orejas, banderillas, cocol, polvorones, bigotes, rosquillas, cemitas, cazuelejas, costras entre otros y de pan salado, bolillo, telera, pambazo, cuernos, birotes, pan blanco, pan de caja, por citar solo unos ejemplos. Paulatinamente se fueron desarrollando diferentes tipos de panes para celebraciones específicas como el pan de muerto y la rosca de reyes, además de consolidarse la panadería fina.

El pan es uno de los alimentos favoritos para los mexicanos, solo en 2019 la venta de harina para este fin alcanzó los 25 mil millones de pesos y todo porque los mexicanos lo consumimos a lo largo del día, sea solo o acompañado de alguna bebida como leche, café, atole o chocolate, llegando a consumirse de 32 a 33 kgrs. per cápita al año. 

La elaboración del pan es muy exigente y requiere de trabajar los 365 días del año empleando incluso horas de la noche o la madrugada. Esto ha hecho que vaya paulatinamente perdiendo su carácter artesanal y se vaya transformando ayudado por la tecnología, mejorando su productividad y las condiciones de quienes lo elaboran. 

La industria del pan es la más deliciosa, suave y dulce de las industrias

¿Qué se necesita para abrir una panadería artesanal en México?

Primeramente, es necesario elegir una excelente ubicación, buscar un personal experto en la elaboración de pan, adquirir los insumos necesarios de la mejor calidad y mezclar la tradición con un buen servicio al cliente.

Además de lo anterior, una empresa de panadería artesanal familiar demanda una inversión inicial que oscila entre los 30 y 90 mil pesos mexicanos.

Te comparto una tabla para tener mayor claridad de los costos para iniciarte en una panadería y elaborar pan artesanal, sin contar los costos del local para producción y venta:

ConceptoPesos mexicanosUSD
Fabricación de Horno con tabique de barro$15,000756 USD
Amasadora  $17,000854 USD
Insumos: harina, sal, levadura, azúcar, huevo, manteca vegetal, polvo para hornear colorantes y saborizantes.$23,0001,159 USD
Mesas para amasado manual de la harina $4,000201 USD
Estantería para el enfriado del pan $5,000252 USD
Charolas para hornear $2,500126 USD
Pala para hornear $80040 USD
Leña $2,000100 USD
Canastos de mimbre para transportar y exhibir el pan $2,000100 USD
Muebles exhibidores de pan$15,000756 USD
Charolas y pinzas $1,50075 USD
Bolsas de papel $1,50075 USD
Total $89,3004494USD

El pan siempre será un dulce, suave y exquisito negocio para los mexicanos.

Hugo Morales
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.