La pandemia desde los ojos de un doctor venezolano.

Los factores económicos y sociales tienen un fuerte impacto en el desarrollo de la pandemia en distintos países, conoce un poco más sobre el caso vista desde los ojos de un médicoVenezolano.

En el momento actual que atraviesa la humanidad, muchas son las poblaciones que se han visto gravemente afectadas por los impactos del COVID-19, sin embargo, para aquellas en las que existen problemáticas estructurales de base previas, los estragos causados por la pandemia pueden ser mucho más evidentes e importantes. Tal es el caso que se vive en Venezuela, el país con la mayor tasa de inflación en el continente americano, y en el mundo entero, de acuerdo con cifras oficiales de la Asamblea Nacional de este país, las cuales demuestran un crecimiento para la misma de 3.684% entre los meses de mayo 2019 y mayo 2020. Y usted se preguntará, de qué manera puede este fenómeno afectar el desarrollo y la evolución epidemiológica de un virus, en este artículo de Arum Trade le daremos una explicación detallada de su impacto.

Los venezolanos prefieren gastar su escaso dinero en la canasta básica que en protección anti COVID-19 

La inflación a través de la historia se ha visto asociada a fenómenos de inestabilidad que dificultan en gran medida el alcance de buenas condiciones de vida para los ciudadanos, llegando a afectar diversos sectores del ámbito público y privado, como lo son la economía familiar, el acceso a una alimentación segura y el pleno disfrute de los servicios básicos. En caso de contar con condiciones de salud desfavorables, como las que se asocian a una mala alimentación y a la falta de servicios que permitan acceder a una correcta higiene, los individuos son mucho más vulnerables a contraer COVID-19 y a presentar complicaciones asociadas a la misma. Esto es lo que ocurre recientemente en Venezuela y ha sido documentado por medio de la encuesta nacional de condiciones de vida (ENCOVI) 2019-2020 realizada por la Universidad católica Andrés Bello de Caracas, una de las más prestigiosas del país. En dicha encuesta se refleja que un 74% de los hogares venezolanos tiene un nivel de inseguridad alimentaria entre moderada y severa (afectando esta última a por lo menos una de cada cuatro familias), además se demuestra que el consumo nacional promedio de proteínas en la dieta básica llega solamente al 34% del requerimiento estipulado de acuerdo con la organización mundial para la salud. 

 En el apartado de pobreza de esta encuesta, se evidencia que un 79.3% de los venezolanos no tiene cómo cubrir la canasta básica (el conjunto de distintos alimentos, expresados en cantidades suficientes para lograr satisfacer las necesidades de calorías de un hogar promedio), del mismo modo, se percibe que el Producto Interno Bruto del país ha caído en un 70% entre los años 2013 y 2019. 

Al ver sus ingresos disminuidos en tal medida, y evidenciando la dificultad que se presenta para adquirir los alimentos, muchos de los venezolanos priorizan este rubro sobre los implementos de bioseguridad necesarios para una correcta protección ante la pandemia, como lo son las mascarillas y el alcohol en gel. 

Venezuela sufre el mayor número de muertes del personal de salud a causa del COVID-19 por falta de protección y escases de medicamentos

Éstas condiciones de base con las que Venezuela recibe al COVID-19, permiten inferir que el impacto que ésta tendrá sobre la nación sudamericana, será mucho mayor que el que se ha reflejado en países similares alrededor de la región y del mundo, aunado a esto, existe otro factor sumamente importante que no se puede dejar de lado, y es el referente al grave deterioro del sistema sanitario del país, que se ha traducido en que Venezuela se haya convertido en la nación con mayor porcentaje de muertes causadas por COVID-19 en el personal de salud. De acuerdo con cifras oficiales del gobierno de la República, el total de muertes causadas por el virus en el país asciende a 606, de los cuales 200 serían miembros del sector salud, equivalente a un 33%, esto último según el boletín emitido el 23 de septiembre del presente año por la organización no gubernamental Médicos Unidos de Venezuela, que agrupa a expertos en el área.

Esta crisis del sector sanitario se evidencia en testimonios del Comisionado para la salud y Atención Humanitaria de la Asamblea Nacional de Venezuela, José Manuel Olivares, quién afirma que “70% de los servicios de laboratorio no funcionan, 52% de los quirófanos están cerrados, hay 98% de escasez de medicamentos neurológicos, 85% de escasez de quimioterapia. No hay camas de cuidados intensivos disponible”. Olivares declara además que, Venezuela sería el país que menos pruebas tipo PCR hace en América Latina y el penúltimo en el mundo, lo cual justifica las bajas cifras de casos confirmados en el país.

En el caso particular del estado Carabobo, la situación no es distinta, este se encuentra en la quinta posición de muertes de personal médico, con 14 fallecimientos confirmados hasta la fecha, de los cuales al menos seis serían trabajadores de la Ciudad Hospitalaria Doctor Henrique Tejera (CHET), Hospital Central de Valencia y principal centro de atención de la entidad, encargado de ser la primera línea de defensa contra el COVID-19. El cual en estos momentos cuenta con un número aproximado de 35 casos activos en condiciones severas, lo cual satura su capacidad. Más aún, sabiendo que, en los últimos meses, muchos doctores han tenido que irse de reposo, al presentar síntomas respiratorios y muchos residentes han decidido abandonar sus posgrados, debido a que no se les proporciona en el hospital los equipos de protección adecuados. Los médicos que quedan refieren que es muy escasa e inconstante la dotación de equipos de protección personal que están recibiendo por parte del hospital, e indican además que para poder mantenerse medianamente protegidos deben recurrir a donaciones de entes externos canalizadas en muchas ocasiones por la Organización Médicos Unidos de Venezuela.

De esta forma se logra dibujar un panorama de la situación que afecta a Venezuela, cuyos hospitales se quedan cada día más vacíos y desprovistos, dejando a los ciudadanos bajo un mayor riesgo frente a este grave contexto de pandemia que afecta a todo el mundo. Solo el pasar de los meses determinará verdaderamente cómo se desarrolle el COVID-19, pero los muchos casos reportados de muertes con síntomas respiratorios similares que no son reportados, demuestra que el virus ha llegado a todos los rincones del país.

Tema desarrollado desde la vista y experiencia de un médico de Venezuela. 

Destacando porcentajes importantes de mortalidad en médicos, escasez de medicina, laboratorios que no funcionan, nivel bajo de adquisición de productos de primera necesidad como alimento.

William Andrés Colmenares Maita



Suscríbase al blog

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas publicaciones en este blog.

 
Clasificación
( 2 оценки, среднее 5 из 5 )
Загрузка ...
arumjournal.com
Suscríbase al blog

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas publicaciones en este blog.