La vida del maestro jubilado puede ser hermosa o una difícil realidad

La vida del maestro jubilado puede ser hermosa o una difícil realidad

Los maestros que ingresan al servicio educativo al término de su formación profesional, lo hacen con gran vocación de servicio, pero tienen en mente que lograr un trabajo con base laboral será hasta jubilarse y de ahí asegurar un salario para toda la vida.

La jubilación en México llega al cumplir un número de años laborados, al alcanzar la edad y por enfermedad crónica incapacitante, sin importar la causa, significa el fin de la actividad laboral.

El maestro en México se afilia al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado ISSSTE y tener no menos de 28 años de trabajo las mujeres y 30 los hombres para jubilarse como derecho a una vejez libre de presión laboral. Importante es que al llegar al punto de jubilación se debe tener un proyecto de vida futuro, no tenerlo favorece el no sentirse útil y fácilmente deprimirse, enfermar y perder la vida al poco tiempo de jubilado.

La jubilación es una etapa que hay que vivirla intensamente y con la mejor actitud

El maestro de preescolar, por ejemplo, al jubilarse lo hace con diferentes montos, no todos perciben la misma cantidad al mes. Esto tiene que ver con el desempeño académico a lo largo de su vida laboral pues periódicamente son evaluados y cada acreditación genera aumento salarial, los docentes avanzan acreditando la máxima evaluación y llegan el tope salarial y reciben al mes $25,000, otros que no lo logran se quedan a la mitad del proceso evaluatorio y reciben al mes de $13000 a $15000, otros menos favorecidos por falta de preparación no acreditan ninguna evaluación y su pensión es máximo de $13000. Importante decir que el monto del pago varía en cada región del país.

Muchos docentes siguen laborando y llegan hasta 30 y 35 o más años de servicio, el deterioro del organismo es ya evidente, el rendimiento profesional es bajo y cuando se jubilan la pensión a duras penas alcanza para solventar gastos médicos producto de enfermedades derivadas de la edad y desgaste laboral. 

Ser jubilado con el tope salarial pareciera ser alto, sin embargo, el costo de vida actual hace que este pago se haga cada vez más reducido para satisfacer las necesidades.

Hablando con Silvia Cota, ella platica como es su vida ya jubilada después de 28 años de trabajo en el sistema federal y nivel preescolar y pensión de $25,000. Como todos hay necesidades que cubrir y entre ellas el pago de servicios domesticos, luz $300, agua $160, gas $250, teléfono $389, TV por cable e internet $650, servicio de apoyo doméstico $3000, gasolina $800. Posee casa propia producto de su trabajo y apoyo de su pareja, sin embargo, algunos jubilados no logran este objetivo y deben continuar con un pago mensual alrededor de $5000 por renta.

Un aspecto fundamental ha sido su alimentación y considerando que solo está ella y su pareja pues sus hijos son autosuficientes los gastos en alimentación son aparentemente reducidos, pero siendo prioridad la salud su dieta es balanceada con apoyo de nutriologa los costos llegan a ser de hasta $4,000 por mes incluido los $350 por consulta de nutrición.

Administrar óptimamente los recursos aseguran bienestar en esta etapa de la vida

En el caso de Silvia no hay por el momento enfermedad crónica como hipertensión o diabetes, pero su médico le recomienda prevenir osteoporosis y por eso consume un medicamento con costo de $1500 al mes. Para ella cuidar su salud es importante y visita periódicamente al especialista. Es cierto que un jubilado tiene servicio médico gratuito del ISSSTE, esto no siempre es posible por sobre demanda institucional o no hay medicamentos disponibles, por lo que determina visitar al médico privado y cubrir sus honorarios de $700 por consulta, comprar medicamentos en farmacia regular si es requerido.

Su pasión como jubilada ha sido el baile folclórico, yoga y viajes. Pertenece a un grupo de danza y no paga membresía, ha participado en festivales de danza estatal, regional e internacional y cubre sus gastos de vestuario que por vestido puede ir hasta $1,500, esto no es impedimento pues en su colección lleva más de 10 trajes diferentes.   

Para muchos jubilados, un aspecto descuidado, es el ejercicio, Silvia diario camina 4 kms. y asiste dos veces por semana a yoga por más de 10 años, lo que la mantiene física y mentalmente bien, aquí ella invierte $400 mensuales.  Para quien no es posible pagar esto, pueden practicar un deporte en una unidad deportiva pública y sin costo, realizar también actividades de tejido, bordado, repostería y cocina, con costos variables pero bajos.

Otra pasión para Silvia es conocer el mundo, viajar tanto como le es posible, ha visitado ya muchas regiones de México, Perú, Cuba, Europa y Rusia. Esto trae consigo gastos considerables, sin embargo, ella y su pareja se dan a la tarea de administrar adecuadamente sus recursos y planear anticipadamente, lo que le permite realizarlos cada vez que se lo propone. Los gastos son variables según el lugar, tiempo invertido y vía de llegada. Si a un jubilado no le es posible un viaje por cuenta propia, puede hacerlo por ejemplo una vez al año con costos no mayores a $20,000 como los ofertados por agencias de viajes en autobús y en grupo, no hay imposibles si se tiene ilusión por conocer otros lugares.

Te comparto una tabla de gastos aproximados que Silvia tiene:

ConceptoPesos MexicanosDólares
Servicios domésticos.$3000148.13 USD
Alimentación.$3650180.22 USD
Servicio médico – nutrición.$105051.85 USD
Medicamentos.$150074 USD
Yoga$40019.75 USD
Servicios$2500123.44 USD
Otros.$100049.38 USD
TOTAL$13100646.83 USD

Silvia comenta que es importante prepararse lo más posible y acreditar las evaluaciones y lograr una pensión alta, ya que los costos de vida han incrementado y si se tiene pensión mínima, es factible que no alcance a cubrir los gastos a menos que se priven de algo, esto genera estrés pues tendrían que hacer préstamos, o actividades que den ingresos extras o recibir apoyo de los hijos que en ocasiones no pueden pues tienen que satisfacer sus necesidades y las de su familia, esto disminuye la calidad de vida y acelera el deterioro emocional y físico con graves consecuencias.


 Hugo Morales



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.