La vida universitaria en Venezuela lejos de casa

La vida universitaria en Venezuela lejos de casa

¿Cómo estudiar fuera de tu ciudad y no morir en el intento?Descubre cómo logran llevar esta situación de estrés aquellos estudiantes que también viven un cambio total de ambiente, de ciudad o país

La vida universitaria sin lugar a dudas es de las mejores épocas para muchos, y es que está rodeada de tantas cosas buenas que acompañan a la vigorosa juventud que es imposible que no sea así, pero de qué se conforma esta vida universitaria y como puedes sobrellevarla estando lejos de casa será de lo que hablaremos hoy en Arum Journal

En primer lugar, el estudiar temas que de verdad le apasionen será su gran aliado y aunque no siempre sea suficiente la motivación para cargar con el insomnio de las interminables horas de estudio, esto sin lugar a dudas, hará que este peso sea más liviano, y es que aprender sobre un tema que sea interés personal es la mejor herramienta para proyectarse en el futuro como profesional, esto se refuerza al saber que según estudios realizados por la fundación BBVA en España, el 33% de los estudiantes no finaliza el grado que inició, al sentirse mejor en otra disciplina. Más aún, este estudio informa que un 21% abandona sin culminar ningún estudio universitario, cifra que para Venezuela es mucho mayor y oscila entre el 30% y el 40%, de acuerdo con el informe Universitario en el marco de la emergencia humanitaria compleja venezolana –elaborado por la ONG Aula Abierta.

Las actividades extracurriculares son increíbles y a veces muy necesarias, en caso de que no seas un atleta o músico que amerite de una instrumentación específica, puedes realizar actividades más sencillas como la lectura, realizar ejercicio, tomar sesiones de danza o hacer cursos de un tema de su interés, esto despejará la mente sin volverla ociosa.

Tener un horario establecido y una rutina puede ser de gran ayuda, más aún cuando debe cumplir con otras responsabilidades como trabajo o servicios por una beca, la administración del tiempo es muy importante y hará que las horas de descanso no se vean tan afectadas entre las tantas actividades que se deben llevar a cabo durante el día.

Estar lejos de la familia es complicado, más lo ha sido este año para aquellos que no pudieron retornar a sus hogares por la pandemia, sin embargo, puedes crear nuevos vínculos y es que la universidad te regala amistades que se transforman en familia y a su vez tomas a los suyos por propios, esto es muy importante ya que estar lejos no es sencillo, de igual forma no deje de valerse de la tecnología para poder estar en contacto con casa y siempre esté dispuesto a adquirir nuevas costumbres y formas de la cultura con la que ahora convive. 

Para lograr cumplir el sueño de ser profesionista, cualquier esfuerzo bien vale la pena

La comida chatarra no será la gran amiga que se pensaba, aunque al principio sea una opción tentadora por su inmediatez y accesibilidad, será más beneficioso para su salud y sus finanzas el organizar de manera semanal o quincenal los gastos para realizar mercado y preparar platos sencillos y saludables que contabilicen mejor sus cuentas y energía, el refrigerador por su parte si puede ser un as bajo la manga, ya que dejar lista la comida del día siguiente o de la semana hará que el tiempo sea mucho más provechoso durante el ajetreo de los días de clases. 

Y al igual que llega el momento en el que descubre que los platos en el fregadero no se lavaban solos, de la misma manera se debe tomar responsabilidad sobre las finanzas, lidiar con alquileres, el pago de los semestres, el dinero para la comida y transporte ahora son cuestión de sobrevivencia, por dramático que suene es una realidad, tomando en cuenta que más de un 30% de los estudiantes en el estado Carabobo son foráneos. Estos deben organizar en sus presupuestos el alquiler de residencia, que puede estar entre los $50 y $250 dependiendo del tipo de estadía y de su ubicación. Además, para aquellos que asisten a Universidades privadas, se agrega el costo de la matrícula, que, de acuerdo con la carrera y la Universidad, ronda entre los $200 y los $500 por trimestre.

Siendo tan joven es complicado tomar todo esto en cuenta, pero no es imposible organizarse, puede ser en una libreta o un sencillo documento de Excel, plasmar qué gastos tiene fijos, con cuánto dinero cuenta y, de este, qué puede ser empleado en esparcimiento, tomar control sobre las finanzas entonces parecerá un acto insignificante pero él mismo hará una gran diferencia e incluso puede ayudarle a generar ahorros o cubrir gastos imprevistos.

Por ejemplo, María Guerrero, es proveniente del oriente del país y hoy en día está residenciada en la ciudad de Valencia porque cursa estudios de arquitectura en la Universidad José Antonio Páez, su último semestre tuvo un costo de 350$, generalmente gasta entre 100 y 150$ en materiales para sus proyectos y evaluaciones cada 2 o 3 meses, el apartamento en el que está residenciada tiene un costo mensual de 150$ e incluye el pago de condominio y servicio básicos como luz, agua y estacionamiento, para transportarse hasta su universidad generalmente pagaba un transporte privado que le cobraba 5$ al día, sin embargo estos gastos han disminuido por la situación del COVID y la disminución de clases presenciales, por lo que actualmente paga 15$ semanales, en mercado gasta alrededor de 50$ quincenales y siempre reserva 30$ mensuales para salir con su novio o con amigos a cenar, comer helados y dispersarse. Es decir, que al mes María requiere de 450$ aproximadamente. Ella trabaja en una farmacia cercana a su residencia, sin embargo, sus padres se hacen cargo de los gastos que corresponden a residencia, universidad y mercado.

Costo mensual en dólares  
Universidad 58
Mercado100
Residencia150
Materiales50
Transporte60
Entretenimiento30
Total448 USD

Para aprovechar al máximo parte de su tiempo en el trabajo que son 7 horas diarias, ella trata de adelantar de alguna manera sus deberes de la universidad e intenta terminar siempre todos sus quehaceres antes de las 11pm, cuestión que no siempre es posible pero generalmente se cumple.  

Sin importar lo que estudie, el cambio de idioma, horario y locación son precisados por el sentido de adaptación por lo que será cuestión de tiempo y moldeamiento en el proceso natural de asumir la adultez. 

Anisabel Suárez Blanco



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.