Las cifras del Super Bowl en tiempos de pandemia

Las cifras del Super Bowl en tiempos de pandemia

Mientras vemos cómo dos equipos se disputan un torneo y también disfrutamos de un show musical, millones de dólares que no imaginamos vuelan detrás de todo ese espectáculo.

Existen muchos eventos que terminan volviéndose de audiencia mundial: los juegos olímpicos, el mundial de fútbol, los premios Oscar y el Super Bowl. Lo que pocas personas saben es que el último, en realidad, es el que termina siendo el más caro para publicitarse. ¿Por qué un deporte que mayormente es jugado en Estados Unidos termina siendo el más visto? ¿Qué es lo que lo hace tan atractivo?

El pasado 7 de febrero, fuimos espectadores de la edición número 55 del Super Bowl. Pero esta vez el evento tenía una expectativa diferente. Incluso, se llevaba meses especulando que no se realizaría dada la situación del COVID-19 en todo el mundo. Al final, el aclamado evento terminó realizándose y la audiencia se llenó de dudas de cómo terminaría siendo la dinámica en un año tan incierto.

Para empezar, el estadio solo pudo llenarse a menos de la mitad. De esas 25,000 entradas, 7,500 fueron reservadas especialmente para trabajadores de la salud ya vacunados; esto con la finalidad de darles un reconocimiento por toda la labor que han estado realizando. 

Ahora bien, el evento atrajo a aproximadamente 96.4 millones de espectadores desde diferentes medios de comunicación. ¿Esto podría ser una posible respuesta a por qué este evento llega a ser tan atractivo para sus anunciantes?

Sin embargo, el precio que cuesta publicitarse en el Super Bowl puede que no llegue a ser tan atractivo. Solamente por 30 segundos de anuncio, el evento cobró más de 5.5 millones de dólares a sus anunciantes. A pesar de eso, los espacios publicitarios fueron vendidos en su totalidad mucho antes de que el evento ocurriera. 

Razones sobran para entender esta ecuación tan simple: las grandes marcas saben que pagar por publicidad no es un gasto, sino una inversión. Cuando se tiene esto dentro de la mente, las cifras comienzan a moverse a su favor.

En un evento tan visualizado, las marcas no son las únicas que pagan por estar ahí

El negocio del Super Bowl no termina con las marcas. Existen otros beneficiados con la publicidad del evento, tal es el caso de los artistas que se presentan en el show de medio tiempo. Este año fue el turno de The Weeknd, quien no recibió un solo dólar por presentarse en el partido, sino todo lo contrario: invirtió 7 millones de dólares en su show. Si se hacen cuentas, al haber cantado 8 canciones, cada melodía le costó aproximadamente 875 mil dólares.

Aunque las cifras parecen exorbitantes, la realidad es que, de nuevo, la publicidad sigue viéndose como una inversión y los números no dejan mentir. Solamente en el Super Bowl pasado, Jennifer López y Shakira aumentaron 16 veces las compras de sus canciones y la demanda de transmisiones de su música aumentó 149% y 221%, respectivamente. Es decir: en el Super Bowl, todos salen ganando.

Y cuando decimos todos, son todos. En México, solamente el año pasado, se registró una audiencia de 12 millones para este evento. Esto hace que el consumo de alimentos y bebidas ese día, aumente considerablemente.

Según datos de la Canacope, durante este día se dispara la venta de sushi, pizza, bebidas alcohólicas, hamburguesas, etc. 

Ahora bien, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el día que se celebra el Super Bowl cada año, es el segundo día de mayor consumo de alimentos del año, haciendo que el guacamole repunte en su degustación.

México sale directamente beneficiado con esta situación, ya que de acuerdo al Atlas Agroalimentario 2012-2018, nuestro país es el primer productor mundial de esta fruta, haciendo que 7 de cada 10 aguacates, sean exportados a Estados Unidos.

Habiendo leído todos estos datos, es inminente la inversión y derrame económico que el Súper Tazón logra causar en el mundo. Aunque sea un evento organizado por Estados Unidos, en realidad está visualizado globalmente, haciendo que este día sea esperado año con año, por sus tantos fanáticos alrededor del planeta.

No importa si eres amante del deporte o no, si te gustan los artistas que se presentarán en el medio tiempo o no, el Super Bowl es la excusa perfecta para que la familia y amigos se reúnan y disfruten de una exquisita comida.

Laura López Trujillo
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.