Microorganismos que han generado bienestar a la población y muchas ganancias a las industrias

Microorganismos que han generado bienestar a la población y muchas ganancias a las industrias

No todos los microbios son malos, de hecho solo un pequeño porcentaje son patógenos, mientras el resto cumplen funciones importantes en la naturaleza, siendo algunos aprovechados por las grandes industrias. 

Siempre se ha visto el lado negativo de los microbios, sin embargo en este artículo se quiere resaltar los beneficios que ciertos tipos de microorganismos han brindado a la población, y el provecho económico que han generado algunas empresas al tenerlas como aliadas.  

El primer ejemplo es el uso de microorganismos benéficos utilizados para mejorar los cultivos, y eliminar el uso de agroquímicos y fertilizantes sintéticos. Estos últimos son usados para eliminar las plagas que afectan los cultivos y para nutrir el suelo respectivamente, pero además de ser costosos y en algunos casos ineficientes, muchos de ellos son tóxicos para el ambiente y para el consumidor final, repercutiendo en el deterioro de nuestra salud. 

No es un secreto, que el uso anual de 136,824 kilos de fertilizantes por hectárea en el mundo, ha generado un gran problema de contaminación ambiental, influyendo en el calentamiento global. 

En este sentido, algunas organizaciones  como el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED) están apoyando proyectos que sustituyen el uso de fertilizantes sintéticos, por el uso de microorganismos benéficos (biofertilizantes), para mejorar la calidad de los suelos y por ende el crecimiento vegetal, generando productos más saludables de una manera ecológica.

Actualmente, ya existen agricultores en México que están implementando el uso de biofertilizantes, y han podido comprobar la calidad y el aumento en su producción de biomasa de maíz aéreo en un 70% y de mazorcas en 95%, a un menor costo, mientras ayudan a la desintoxicación de los suelos enfermos, de las aguas residuales y del aire contaminado. 

Sanar este sector es primordial, ya que sus ganancias representan el 70% de PIB de México, generando 5.5 millones de empleos, y cuya producción es la tercera a nivel mundial. Solo en el 2019 reportó una ganancia de 675,000 millones de pesos mexicanos, y por la sequía y el COVID-19 tuvo una caída para el segundo trimestre de 2020 ubicándose en 392,000 millones de pesos mexicanos.

Los microorganismos mayormente son benéficos para la humanidad y ha existido el mito de que todos son nocivos

El segundo ejemplo ha sido la implementación de probióticos en la industria alimentaria como una de las mejores innovaciones que se han realizado en este importante sector, que ocupa el 23% de PIB en México, donde el sector lácteo se ubica en el 10% de PIB, ocupando México el tercer lugar como productor de alimentos procesados. 

Los probióticos son bacterias benéficas que mejoran la salud gastrointestinal, el sistema inmunológico y la absorción de nutrientes de sus consumidores. Mientras que sus productores cada año aumentan considerablemente sus ganancias, viéndose un marcado ascenso desde el año 2016 al 2019.

Hoy día, la gama de productos alimenticios y farmacéuticos que están suplementados con probióticos para el uso humano y veterinario; son muy variados. 

Entre los alimentos de consumo humano suplementados con probióticos se pueden mencionar: el yogurt, las fórmulas lácteas, cereales, entre otros, útiles en la prevención de enfermedades. Solo el producto lácteo llamado Yakult está presente en 38 países y es consumida por 40 millones de personas. Tiene dos plantas en México con alrededor de 450 empleados. 

Y en cuanto a los fármacos, estos se expenden como cápsulas o ampollas orales, que contienen bacterias o esporas para restablecer la microbiota intestinal, aportando la industria farmacéutica de México 0.6% del PIB y ocupando el segundo lugar en América y el décimo segundo en el mundo. 

En los animales los probióticos pueden producir un aumento de peso de hasta un 42%.

Su efectividad ha hecho que millones de médicos prescriban a diario probióticos orales en caso de trastornos gastrointestinales en todo el mundo, donde México se rige por la Asociación Mexicana de Gastroenterología. 

Sin embargo, por la pandemia las ventas han bajado un 28%, pero será algo momentáneo, pues el uso de los probióticos se ha ramificado, y ahora también se cuentan con probióticos especiales para restituir la microbiota vaginal y oral. 

El tercer ejemplo son las empresas que necesitan en su proceso de manufactura la ayuda de ciertas bacterias u hongos, tal es el caso de las fábricas de licores, pan, quesos, antibióticos, etc.  Todas ellas de gran consumo a nivel mundial. 

Para tener una idea de las ganancias, comenzaré a analizar la industria cervecera de México, la cual ocupa el cuarto lugar en la producción mundial, y el primero en exportación, sin embargo, en el 2020 bajó su producción en (- 4.7%) y su exportación en (- 6%). Por su parte, el consumo de pan en México se ubica en 32.5 kilos per cápita y la producción de queso mexicano ronda las 250,000 toneladas/año, siendo el décimo productor del mundo. 

Por último, la producción mundial de antibióticos, generó millones de USD en el pasado, pero actualmente va en descenso, debido a la rápida resistencia que generan las bacterias a los mismos, por lo que la creación de nuevos antibióticos ya no es un negocio atractivo por su corta duración.

Cuarto y último ejemplo lo constituye la actual competencia entre laboratorios para producir la mejor vacuna contra el COVID-19, donde se incluyen microorganismos modificados genéticamente o segmentos de estos. Desde la invención de las vacunas, estas han sido un pilar fundamental en la prevención de infecciones a nivel mundial, y por ende una gran fuente de ingresos para los fabricantes. 

Por ejemplo, Pfizer logró un aumento del 45% en sus ganancias con la vacuna contra el COVID-19 en el primer trimestre del 2021, pasando sus acciones de USD 0.60 a USD 0.86, representados por 4,877 millones de dólares, cuando ni siquiera se tenía la certeza de su éxito, estimándose que para final de año habrá ganado 70,500 millones de dólares. 

Como se ha podido ver, los microbios benéficos pueden ser de mucho provecho si se usan adecuadamente, son saludables, aumentan la producción industrial, mientras se protege al ambiente.

Marielsa Gil Febres
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.