Por un futuro y que sea sostenible, productos eco amigables en Colombia

Por un futuro y que sea sostenible, productos eco amigables en Colombia

La tierra como nuestra casa mayor necesita de cualquier acción tendiente a cuidarla, de ahí la importancia de los productos amigables con el medio ambiente.

El primer cambio que realicé en un camino en el que quería estar más en sintonía con el planeta fue en mi alimentación. Comencé a consumir menor cantidad de carne de res, de cerdo y lácteos, reduciendo su consumo a una o dos veces al mes y reemplazándola por proteína vegetal, de pollo o de pescado, a partir de ahí y de ver cambios favorables en mi peso y piel por lo que me anime por continuar en un camino más sustentable que, aunque sea individual reduce mi huella de carbono cada vez que realizo un cambio. Los productos de belleza no se quedan atrás ya que al reemplazar productos empacados en plástico a empacados en vidrio no solo reducimos el desperdicio de contenedores plásticos que no se volverán a utilizar, sino que se cuenta con contenedores perfectos que permiten ser reutilizados como lo son los de vidrio. A continuación, les menciono algunos de los productos ecoamigables que de verdad son una maravilla no solo por ser ecológicos, sino por su excelente desempeño.

La copa menstrual:

Como mujer no dejaba de ser una preocupación la cantidad de tampones y toallas higiénicas que desechaba anualmente, esto teniendo en cuenta que si con un flujo moderado se utilizaban 4 toallas al día y si mi menstruación dura de 4 a 5 días estaba desechando cerca de 240 toallas al año. Esto me pareció escandaloso teniendo en cuenta los años que duramos con la menstruación, aproximadamente 41 años y desechando así unas 10,000 toallas. Las cifras multiplicadas por todas las mujeres en el mundo con un periodo menstrual me hicieron pensar en que debía usar una alternativa urgente, buena para mí y para el planeta. Busqué varias como lo son las toallas lavables y reutilizables, pantys para los días del periodo y la muy nombrada copa menstrual, que terminó siendo la opción ganadora para mí no solo por su comodidad e higiene sino porque al funcionar como recolectora me permite también no perderme los días de piscina, bicicleta o yoga, se puede usar hasta 12 horas dependiendo del flujo y no ocasiona ninguna molestia mientras está en uso, se lava cada vez que se usa sólo con agua potable y se esteriliza con agua hirviendo durante seis minutos cada final de ciclo. En Colombia está entre 70,000 a 100,000 pesos colombianos o entre 20 y 28 USD pero es una sola inversión que se realiza cada 10 años que en Colombia se puede conseguir en Lifecup, farmatodo o @copa_menstrualcolombia en instagram.

Cepillos de dientes y de cabello de bambú:

Teniendo en cuenta que hay que cambiar de cepillo de dientes cada 2 o 3 meses una persona promedio usaría de 4 a 6 cepillos de dientes plásticos anuales, puede no parecer mucho hasta que recordamos a los 7,594 millones de personas en el mundo y su desperdicio anual de este producto. Por eso opte por cambiarme a los cepillos de dientes de bambú, además de permitir un compostaje o reciclaje en casa pues se pueden enterrar en el jardín al finalizar su uso, este cepillo tiene un desempeño igual de bueno a los de plástico o eléctricos. Es fácil de conseguir y su costo está entre 8,000 a 12,000 pesos o entre 3 y 4 dólares, un poco más caro que un cepillo de dientes plástico, pero solo por 6,000 pesos o 1.68 dólares, personalmente creo que este pequeño costo económico extra se compensa con el gran beneficio ambiental. En cuanto al cepillo de cabello, este suele reemplazarse cada 6 meses o un año, los de plástico han demostrado causar mucho frizz en el cabello y este ha desaparecido con el uso de un cepillo de bambú que además será más amigable cuando deba desecharse.

– Se consiguen en @Kaypacha8 y @Tumarkette en instagram.

Copitos para oídos con palos de bambú:

Se estima que el 60% de desechos en aguas residuales son copitos con palo plástico debido a la facilidad de pasar los filtros antes de llegar al océano y convertirse en un gran problema para el ecosistema marino. Decidí reemplazarlos por copitos con un mango de bambú que se puede desechar y compostar al igual que los cepillos de dientes de bambú y que reduce enormemente el uso de plásticos. Se pueden encontrar cajas desde 10,000 pesos o 2.80 dólares y comparado con los tradicionales de plástico la diferencia en precio es solo de 4,000 pesos o un dólar americano.

– Se pueden conseguir en @Kaypacha8 o en mercado libre.

En el cuidado del medio ambiente es preciso crear conciencia individual para lograr la conciencia colectiva

Pitillos en acero inoxidable:

Basándome en los datos de Greenpeace Colombia: “El país genera unos 12 millones de toneladas de residuos sólidos al año y solo recicla el 17%. En el caso de Bogotá, se generan unas 7,500 toneladas al día y se reciclan entre el 14% y el 15%, incluso por debajo del promedio nacional. En Colombia el 74% de los envases van a parar a los rellenos sanitarios” Una gran alternativa para los amantes del iced coffee latte, frappuccinos y boba tea como yo son los pitillos de acero inoxidable, fáciles de transportar, limpiar y una inversión libre de desechos a muy largo plazo, incluyen estuche o bolsita y un cepillo para su limpieza. Se encuentra en el mercado por $7,000 a $12,000 entre 2 y 4 dólares.

– Se consigue en @Tumarkette, ecohacks o @Kaypacha8

Espero que desde mi experiencia haya podido animarlos a cambiarse a una coexistencia amigable con el medio ambiente desde los pequeños cambios en la cotidianidad y mostrando que no es de alta dificultad la poca reciprocidad que podamos tener con el único planeta habitable para nosotros hasta ahora y un futuro verde para las generaciones por venir.

Valeria Romo Mejia
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.