Recorriendo Puebla: Conoce sus mejores lugares

Recorriendo Puebla: Conoce sus mejores lugares

Cuando la pandemia termine y puedas volver a viajar considera los siguientes atractivos para conocer el Estado de Puebla.

Puebla sin duda es una de las ciudades más hermosas del país, pero no es el único atractivo del Estado.

Ya que podamos viajar, una vez pasada la contingencia, Puebla es una gran opción por ser un Estado muy cercano a la CDMX. Además de los bellos sitios por conocer, ofrece una exquisita gastronomía y hermosas artesanías.

Tanto el centro histórico de la ciudad de Puebla como algunas iglesias fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Además, el Estado cuenta con 9 Pueblos Magicos: Atlixco, Chignahuapan, Cholula, Cuetzalan, Huachinango, Pahuatlán, Tlatlauquitepec, Xicotepec y Zacatlán, cada uno con sus toques mágicos que sin duda alguna te harán regresar.

Algunas de las maravillas que ofrecen son: 

1. Africam Safari 

A 16.5 kilómetros de la capital poblana está el zoológico semiabierto, pues algunos de los animales que ahí habitan están en libertad controlada y otros en cautiverio, este zoológico está dividido en distintas zonas en donde podrás ver animales como rinocerontes blancos, negros, leones, cebras, canguros, flamingos, aves australianas, hipopótamos, búfalos, y muchos más. El costo para ingresar a este zoológico es de $295 adulto y niños $280, este recorrido lo puedes hacer en auto y algunas partes caminando, existen también algunas experiencias como recorrer el zoológico en bicicleta o vivir experiencia con jirafas y otros animales y el costo de estas van de $1,750 a $2,000.

En este momento de pandemia puedes recorrer el parque a través del programa Africam a puertas cerradas en las que una familia de hasta 5 miembros puede elegir un recorrido de dos horas y media en el

que podrá alimentar a los animales. La visita, por supuesto, va dirigida por un guía experto. El costo es de $5,000 pesos por familia y puedes reservar.

Dentro del zoológico podrás encontrar diferentes restaurantes unos son de comida típica de Puebla encontrarás mole poblano, chalupas, pipan, arroz rojo, platillos que van desde $150 hasta $300, menú infantil de $100 a $150. Si van 2 adultos y 2 niños a comer y pides el platillo completo que incluye enmolada, arroz rojo, pipián verde, agua de horchata pagas $250 por persona y el menú de niño que es arroz rojo y carne con puré de papa más agua de Jamaica $150 por niño en total estaría pagando $800.

2. Xicotepec

Es un Pueblo Mágico con mucha tradición cafetalera, se encuentra a 3 horas de la capital poblana y de casetas pagarías $ 413. Para llegar, deberás tomar la carretera México-Puebla; atravesar o rodear Tlaxcala rumbo a Apizaco, tomar la carretera a Chignahuapan, hasta Xicotepec.

Sus alrededores son ideales para practicar deportes extremos como rapel, tirolesa pagando $50 por persona, campismo y recorrido en cuatrimotos, $100 el recorrido de 30 minutos por el bosque.

Visita aquí la Parroquia de San Juan Bautista y una monumental escultura de la Virgen de Guadalupe de 30 metros de altura. Conoce también la Xochipila, un centro ceremonial en honor a Xochipilli, diosa azteca de las flores y las artes.

Debes pasear por el jardín central, de los más bellos en el Estado de Puebla por sus flores y por su pintoresco quiosco.

3. Cuetzalan

Fue el primer Pueblo Mágico del Estado y sí que se siente una magia especial que, por momentos, supera el calificativo de pintoresco.

Visítalo un domingo, disfruta de su colorido tianguis, una gran feria tradicional, ahí puedes comprar hermosas artesanías, bordados o disfrutar de su gastronomía y exquisito café.  Estar en Cuetzalan y desayunar rico te puede salir en $90 te incluirán fruta fresca de temporada, antojos típicos de la región como tamales de frijol, tlacoyos, tortillas hechas a mano, guisado con quelites, jugo o café y pan de dulce producido al horno.  Si quisieras algo más puede ordenar a la carta, pero aquí encontrarás platillos desde $120 (fruta, jugo o café / tlacoyos, carne con chilaquiles, pan dulce y torta) a $150 (jugo o café, fruta, tlacoyos, carne enchilada o cecina, chilaquiles o huevos al gusto, pan de dulce).

Se encuentra a 4 horas y 15 minutos de la Ciudad de Puebla, pagas un total de $240 en casetas. 

Puebla encierra un sinfín de posibilidades para disfrutar cuando te aventuras a conocerlo

4. Pahuatlán

Este pueblo, enclavado en la Sierra Norte de Puebla, es conocido por ser el único lugar donde aún se produce artesanalmente el tradicional papel amate, fabricado con corteza de árbol, es un papel grueso de color generalmente café, hecho con fibras vegetales en donde las manos de los artesanos plasman bellisimos dibujos, puedes colocar este papel en un hermoso marco para adornar algún lugar especial, el costo promedio de este papel es de $50 hasta $1,200 y depende del tamaño y diseño, estando ya con los artesanos podras escoger el dibujo que quieres y el tamaño de este.

De Puebla a Pahuatlán recorrerás 198 km y pagas casetas de $350 viaje redondo, visítalo y descubre cómo sus pobladores mantienen vivas sus tradiciones y costumbres.

5. Zacatlán

En Zacatlán de las Manzanas encontrarás tranquilidad y un ritmo de vida sencillo, en un pueblo lleno de arquitectura y calles coloridas. No debes dejar de probar las exquisitas sidras que se producen en esta zona. La manzana, es el fruto sagrado de esta población. Su cultivo, cosecha, producción y venta son la principal fuente económica de las familias de Zacatlán. Las fábricas de sidra están abiertas al público, el tour es gratuito y al final del recorrido la mayoría de las personas compran botellas de sidra a precios accesibles desde $70 a $100 una.

En las cercanías del pueblo, puedes asombrarte del Valle de las Piedras Encimadas donde pagarás $20 por acceso. De Puebla a Zacatlán haces de recorrido 2 horas y 26 minutos, pagando casetas aproximadamente de $450. Vale la pena ir a conocer este lugar mágico.

Anímate a visitar Puebla y comprueba que esta tierra tiene lugares para todos los gustos y precios, ¡Llévate una historia única de cada uno!

Mariana Orozco Franco
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.