Renovarse o estancarse: La historia de una psicóloga en Chiapas, México

Renovarse o estancarse: La historia de una psicóloga en Chiapas, México

La pandemia afecta a todas las personas tanto económica como emocionalmente por eso es prioritario apoyarlas respecto a su salud mental con el apoyo psicológico, así como dar alternativas de acceso a un proceso terapéutico.

Ser psicóloga es desde mi perspectiva todo un arte, el arte de escuchar, comprender, orientar y, sobre todo, el arte de acompañar a otro ser humano en su proceso de crecimiento personal.

Como psicóloga especialista en Terapia Infantil desde el año 2001 y mucho antes, desde el inicio de mi carrera profesional en 1997, mi objetivo fue ayudar a mi comunidad en el ámbito de la Salud Mental.  En el año 2000 presté mis servicios profesionales por 4 años en una Institución Geriátrica y ejerciendo la docencia, lo que me ha llevado a concluir que en la mayoría de los casos la salud emocional es la última que se atiende, unas veces por tabú, otras, por situaciones económicas e ignorancia, pues se considera que al psicólogo solo van quien tienen un trastorno mental como la locura.

Trabajar como psicóloga en tiempos de pandemia ha sido un gran desafío ya que los problemas emocionales no se ponen en pausa, afloran con más frecuencia e inclusive muchos se agravan.

La pandemia producto del COVID 19 a nivel mundial, resultó ser muy estresante para las personas. El temor, la ansiedad y el miedo a enfrentarse a una nueva enfermedad, con las complicaciones que esto podría representar y lo que podría suceder durante y después de la enfermedad pueden resultar realmente abrumadores y generar emociones fuertes tanto en adultos como en niños. Las medidas de salud pública implementadas por los gobiernos, como el lavado de manos frecuente, el distanciamiento social, hicieron que las personas se sintieran aisladas, en soledad y afloraron los síntomas de estrés y ansiedad.

Todo profesional requiere desarrollar su creatividad y optimizar sus servicios para el beneficio de los demás

Como psicóloga durante los meses de marzo a agosto del 2020 la consulta disminuyó considerablemente, teniendo que diversificar la forma de atender a mis pacientes por lo que tuve que utilizar la plataforma ZOOM, videollamadas o llamadas telefónicas para poder darles seguimiento. Por la situación económica que hemos atravesado todos y quienes solicitan mis servicios no son la excepción, por lo que tuve que apoyarlos para que no abandonaran su tratamiento reduciendo el costo de consulta o sesión en un 20%. 

Al principio fue muy difícil para mí, trabajar con esta nueva e impersonal forma de laborar, pero era renovar o estancarse. Empecé a atender cada vez con mayor frecuencia casos de ansiedad debido a la falta de certidumbre económica y de riesgos inminentes para  salud, pacientes con pérdidas por familiares fallecidos por Covid-19  y un porcentaje considerable de mujeres estresadas por la carga que representa ser esposas, madres y maestras al mismo tiempo, con hijos hiperactivos o  desmotivados para estudiar con formato virtual,  y aquellos niños y jóvenes que ya presentaban síntomas de ansiedad por el confinamiento y estrés por el trabajo escolar, se veía acrecentado al tener que lidiar con madres con poca paciencia y estresadas por la misma situación.

Todo esto me llevó a implementar reuniones en los que con diversas estrategias mejorarán el estado general de quienes tenía al otro lado de la pantalla, sesiones de relajación con técnicas de  respiración fueron y han sido de gran utilidad en estos casos, ya que  durante los eventos virtuales al conectarnos madres e hijos y al hacer en familia los ejercicios en donde además se hablaba y expresaba libremente las emociones de cada uno es que mejoraban las dinámicas familiares, en donde todos salíamos ganando y siempre con la satisfacción de un trabajo profesional ético.

Haciendo uso de todas las herramientas a mi alcance como profesional en esta área, decidí realizar audios con ejercicios de relajación y así mejorar situaciones de ansiedad y estrés, con sesiones vía zoom y por teléfono he apoyado a quien ha recurrido a mí para mejorar su estado anímico y el de su familia.

Te muestro una tabla con los costos por sesión que durante la pandemia he implementado:

Consulta solicitadaCosto por sesiónIngreso mensual
Terapia individualizada$200$2000
Terapia de pareja$300$1200
Terapia de aprendizaje$150$600
Terapia de lenguaje$100$800
                                Total$4600

Tengo mensualmente los siguientes gastos:

ConceptoMonto
Pago de luz$230
Pago de agua$150
Pago de teléfono e internet$390
Despensa mensual$4000
Pago de gas$450
                                                Total$5220

No pago renta de casa y en la misma tengo un espacio acondicionado para mis consultas.

Como psicóloga actualmente y debido a la pandemia no me está generando los ingresos que necesito, pero por fortuna cuento con un sueldo fijo como psicóloga de una institución privada de medio tiempo, lo cual es de $5,000 mensuales, con este ingreso logro complementar mis gastos mensuales y tengo la oportunidad de ahorrar un poco.

Estoy convencida de que ahora más que nunca los psicólogos tenemos un papel relevante en la sociedad referente al campo de la salud mental, es de vital importancia promover su utilidad y ser empáticos con los que por razones económicas no les es posible acceder a este servicio.

Patricia G. Castañeda
author of the article


2 pensamientos sobre “Renovarse o estancarse: La historia de una psicóloga en Chiapas, México”

  • Excelente artículo, muy humano y profundo. Presenta la situación actual desde un panorama que muchos visualizamos pero no todos aceptamos.

  • La labor del psicólogo es tan imprescindible como la del odontólogo y el médico, y ante esta contingencia sanitaria el acompañamiento pero sobre todo el apoyo emocional brindado en terapia debe ser reconocido como esencial. La adaptación al cambio siempre se aplaude y más si en pro de quienes necesitan de estos profesionales; excelentes opciones implementadas, que espero puedan ser replicadas por muchos de sus colegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.