Sanitización: el negocio de la nueva realidad

Victor, el Gerente Comercial de una ONG que pudo navegar rápidamente por la nueva realidad y ocupar uno de los nichos con mayor demanda, nos cuenta en cifras y hechos por qué el negocio de fabricación de antibacteriales es una buena alternativa para generar ingresos.

Sanitizar espacios, superficies y personas juega un rol muy importante en la lucha contra el covid-19. Se ha convertido en la primera línea de defensa para eliminar el virus y controlar la expansión del mismo... al menos eso pensamos.

Pasamos en unos cuantos meses de tener una botella de gel antibacterial como artículo casi de lujo en el carro o la bolsa de mano, a tener 5 o más en todos los lugares pensados para nuestro uso común y cotidiano, por esta razón, de marzo a junio, se han incrementado notablemente empresas y/o negocios que producen y comercializan este tipo de servicios o artículos.

En solo seis meses, el uso de gel antibacteriano ha aumentado 10  veces

Para finales del año 2019, una persona usaba en promedio 0.185 L de gel antibacterial por año (1 dosis de 1ml cada dos días), solamente durante el primer semestre del 2020 el consumo aumentó a 1.850L por persona (5 dosis de 1ml al día).

Para abastecer esta demanda, la oferta se disparó y con ellos las opciones del mercado: olores, ingredientes, texturas, nano partículas, componentes 100% orgánicos, etc., con esto, muchos negocios se tuvieron que adaptar para sobrevivir a la llamada nueva normalidad, tintorerías pasaron de limpiar tu traje o vestido a desinfectar tu casa o negocio, fábricas regionales de licores y aguardientes cambiaron su esquema de negocio para aprovechar el alcohol como materia prima y convertirlo en Sanitizante líquido, Alcohol en Gel o Gel antibacterial, ya que durante varios meses la fabricación distribución y venta de vinos y licores se decretó como actividad no esencial y por lo tanto una baja considerable en ventas dentro del territorios Nacional.

Hoy en México, el negocio de sanitizantes y desinfectantes pasó de generar ingresos de 2.5 millones por año para una fábrica mediana (12 trabajadores), a ser un negocio con facturas superiores a los 30 millones anuales, generando con esto tres o cuatro veces más empleos directos en el sector de la salud; la pregunta obligada es ¿Cuánto tiempo durará esto? La verdad es que nadie sabe a ciencia cierta, sin embargo, es un hecho que dentro de las nuevas y buenas prácticas que hemos adoptado está el uso de esos productos de forma diaria y lo tendremos presente por muchos años.

Cualquiera puede fabricarlos en casa de manera segura y económica, las fórmulas son libres y las patentes están liberadas, los ingredientes se pueden conseguir en la farmacia de la esquina, sin embargo, comercializarlos de forma regular requiere de una fuerte inversión económica en materias primas, envases, tapas, etiquetas, sueldos, salarios, maquinaria de producción, logística de distribución, así como varios procesos y aprobaciones, la más importante, la autorización de la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios), quién desde hace 15 años es la institución en México que se encarga de proteger la salud de las personas contra riesgos sanitarios derivados del consumo y uso de productos y servicios.

Ahora en los supermercados la guerra por un lugar no es entre el jamón y las  salchichas, sino entre los geles antibacteriales

La guerra de anaqueles en los supermercados y farmacias para dominar el mercado de estos productos se va volviendo cada día más intensa, donde antes habían 1 o 2 marcas a la venta, hoy podemos decidir entre 6 a 8 en promedio, rangos de precios para una misma presentación de 1L que van desde los $70.00 hasta los $120.00, presentaciones con dispensador, atomizador, spray, disctop, fliptop, tamaños de bolsillo, cubetas de 19L, bidones de 200L y hasta pipas de 40,000 litros viajando de Tijuana a Tapachula, de Veracruz a Guadalajara; la oferta es inmensa y mientras las empresas puedan adaptarse a cada necesidad tendrán mayor presencia.

Dentro de toda esta lucha por ser el número uno en ventas, se encuentra otro segmento que cada día toma más fuerza, las empresas no lucrativas, quienes ofrecen productos con causa derivados de la contingencia, estas cumplen con los permisos y regulaciones de COFEPRIS, usan envases muy prácticos y funcionales, tienen una calidad alta en sus productos y las utilidades por las ventas van destinadas a proyectos diversos a sectores vulnerables para mejorar la calidad de vida de las personas. Optar por comercializar estas marcas, siempre será un factor para potencializar las ventas dentro de una cadena de tiendas de auto servicios, pues además del consumo, cada día más y más personas e instituciones públicas y privadas buscan aportar a causas sociales, además de generar un aumento en la lealtad y confianza de nuevos consumidores.

En años anteriores, conseguir productos sanitizantes era cosa de acudir a lugares especializados y/o farmacias, actualmente se pueden adquirir estos artículos en múltiples canales de ventas: Restaurantes, tiendas de conveniencia, tiendas departamentales, plataformas digitales, redes sociales y poco a poco a hasta en la tienda de la esquina. Es una buena opción para que el microempresario que antes vendía artículos por catálogo, hoy adquiera variedad de productos directo de fabricantes a precios muy bajos y con esto generar sus ingresos con ventas en los círculos sociales más cercanos, el comercio directo siempre será una buena alternativa para salir adelante ante las crisis.

Alfombrillas, máscaras, geles: ahora éste es un paquete obligatorio en nuestra lista de compras

Existe muchos artículos de sanidad para la nueva normalidad: Desinfectantes líquidos, alcohol en gel antibacterial, cubre bocas, overoles, tapetes, caretas, arcos vaporizadores, lentes y una gran cantidad para casi cualquier necesidad, la realidad es que ninguno es 100% efectivo si no se tiene la educación correcta para el uso, podemos gastar miles de pesos en artículos para protegernos de los demás y esta es una idea errónea para adquirirlos, pues no podemos evitar el contacto con el exterior.

La conclusión, aunque muy dura, es pensar todo el tiempo en que nosotros podríamos ser casos positivos de Covid-19 y evitar contagiar a otros está en nuestras manos: mantener la sana distancia, lavarse las manos, toser y estornudar con etiqueta (al interior del codo), evitar dar la mano o besar la mejilla como método de saludo, usar los artículos sanitizantes de forma continua!


Víctor G. Caballero



Suscríbase al blog

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas publicaciones en este blog.

 
Clasificación
( 8 assessment, average 5 from 5 )
Loading...
arumjournal.com
Suscríbase al blog

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas publicaciones en este blog.