Singani: el emblema de las bebidas bolivianas

Singani: el emblema de las bebidas bolivianas

El singani es a los bolivianos, como el tequila para los mexicanos, como el pisco para los peruanos, como el vodka para los rusos, como la cerveza para los monjes trapecistas, una identidad cultural.

Tradición e historia embotellada en valor líquido, que sin duda no puedes dejar de probar.

El singani es una bebida de origen boliviano de la familia del aguardiente de uvas, se elabora a partir de la destilación de vino de la uva moscatel de Alejandría, es a su vez el ingrediente principal para los principales cócteles de la región como el famoso “chuflay”, “sucumbé”, “yungueñito”, “Té con té”, entre otros.

Bolivia representa uno de los países que reporta más consumo per cápita de bebidas alcohólicas, siendo el tercero de la región latinoamericana solo por detrás de Chile y Argentina, con un consumo promedio de 8.9 litros de alcohol al año, en este sentido el singani tiene un gran impacto tanto en el entorno social como en el económico del país, siendo la tercera bebida más consumida en la nación, solo por debajo de la cerveza y la chicha. 

Para contextualizar aún más, en Bolivia el consumo de bebidas alcohólicas es mayor que el consumo de leche, según las encuestas de hogares, por consecuencia tiene un impacto directo sobre la dinámica económica familiar.

Con respecto a la incidencia económica, el singani es un bien de exportación que el año 2020 recibió la denominación de “Singani” para el mercado internacional y producto distintivo de Bolivia, en la actualidad las exportaciones de este, se concentran en un 90% con el mercado destino de Estados Unidos, llegándose a exportar en 2019 un valor aproximado de 200,000 USD, cuando el valor promedio de este bebida en territorio nacional es de 15 USD, sin embargo se encuentran singanis desde 5 USD hasta 120 USD.

También es una gran fuente generadora de empleo en el país, ya que beneficia de forma directa o indirecta a 6,000 familias campesinas y 5,000 fuentes de empleos permanentes en las bodegas en las zonas vallunas del país. 

Este elixir boliviano entró en la arena estadounidense gracias también a la cobertura que logró el director de cine Steven Soderbergh, con la publicidad del Singani 63 logrando aumentar de manera significativa el nivel de exportaciones del país, en un 110% desde el año 2017 al 2019.

Una bebida da identidad a una nación, favorece la convivencia y consumirla con medida hace de un momento algo inolvidable 

Pero, ¿Cuál es la historia detrás de esta bebida de fantasía? 

Su origen se le atribuye al pueblo de Cintis en el departamento de Chuquisaca y fue traído por los conquistadores españoles para la producción de vino, sin embargo por las condiciones climáticas y terrestre de esa zona de valles es que la producción tomó un giro en cuanto a su destilación y se produjo lo que ahora se conoce como singani, este a lo largo de la historia cobró gran relevancia en distintos sucesos, como en la época del auge del estaño, fue bastante consumido en las minas, para de esta forma poder soportar las bajas temperaturas, es gracias a este hecho también el origen del nombre de esta bebida, proviene de la población “Sinkani”, pueblo minero de Potosí; de esta manera las primeras bodegas como la de San Pedro fueron  creciendo y aparecieron otras.

Su elaboración tiene como materia prima las uvas de moscatel de Alejandría, las cuales después de la cosecha pasan por el estrujado para poder pasar por un proceso de fermentación, para obtener un vino base que luego cobrará la diferencia en su proceso de destilación, proceso que demora 7 días, esta técnica consiste en mantener un ritmo lento y constante que permite la aparición de los aromas característicos del singani.

Existen 3 tipos de singani, el singani de altura, el de primera y segunda elección, el singani de altura se produce en una zona de al menos 1600 msnm, son elaborados, destilados y embotellados en la zona de denominación de origen, los de primera y segunda elección son aquellos singanis que se diferencia en la fermentación alcohólica que puede ser de una o varias variedades de uvas blancas o de orujos no prensados.

Las bodegas más grandes en la actualidad están concentradas en el sur del país en los departamentos de Tarija y Chuquisaca, siendo las más grandes, las bodegas de Casa Real, Los Parrales, Rujero, Tierra Alta, Singani 63 y Tres Estrellas, lo que hace que esta bebida sea parte del espíritu boliviano desde hace más de 500 años. . Se estima que los ingresos de la industria es aproximadamente 40 millones de dólares anuales según las estimaciones gubernamentales con base a la recaudación tributaria de las empresas.

Sin embargo, en el año 2020, debido a la pandemia de COVID-19, los efectos sobre la industria repercutieron en las cantidades vendidas, ya que a diferencia de efectos socioeconómicos en países como Francia, que se incremento el aumento de hogares con respecto al vino y la cerveza en Bolivia, el fenómeno fue diametralmente opuesto, al no existir las reuniones sociales, las ventas cayeron drásticamente, ya que eventos y festividades fueron suspendidas el último fue año nuevo, que justamente la población boliviana tiende a viajar para festejar en el departamento de Tarija, donde se hacen recorridos de los viñedos, “el camino del vino y el camino del singani”, en este sentido durante la pandemia, empresas como Casa Real en los meses de mayo y junio se frenó la cantidad de singani producido, para producir alcohol para apoyar a las condiciones de la crisis sanitaria, consiguiendo las certificaciones pertinentes del ministerio de salud, para la producción de alcohol desinfectante.

Si bien el singani es una bebida mayormente consumida en los valles y en las zonas andinas del país, este se encuentra intrínseco en todos los bolivianos, es parte de nuestras celebraciones, no se puede imaginar una reunión en la cual no se tenga un chuflaycito, o una noche fría de San Juan sin un sucumbé caliente, literalmente nos refleja la dulzura de compartir, además significa un pilar económico pero lo más importante, el singani es sin duda es uno de los emblemas y orgullo de Bolivia en el mundo entero.

María Laura Torrico Ramos
author of the article


1 pensamiento sobre “Singani: el emblema de las bebidas bolivianas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.