Tips para elegir el mejor seguro de Gastos Médicos

Nuestro experto invitado Daniel NUX dice que sólo el 5% de los mexicanos tiene un seguro de Gastos Médicos Mayores. Analicemos juntos si es necesario y en qué hay que fijarse antes de comprarlo.

Creo que hay varios puntos que mantienen al Mexicano, muy lejos de contratar un seguro de Gastos Médicos.

  • Gran parte de la población mexicana, considera innecesario comprar un seguro médico, porque creen que nunca se van a enfermar.
  • El lenguaje de las aseguradoras es poco comprensible y aburrido para la mayoría de las personas.
  • Casi nadie sabe qué aseguradora le conviene y nadie sabe qué aspectos revisar antes de contratar un seguro médico.

En estos tiempos, contratar un seguro de gastos médicos mayores se ha vuelto más una necesidad que una opción; y cada vez es mayor el número de personas que se suman a adquirir el producto.

En nuestro día a día estamos expuestos a diferentes riesgos y el objetivo de la contratación de un seguro, es para transferir el riesgo de algún accidente o enfermedad, a alguien más, en este caso a una aseguradora, es decir que cubra los gastos hospitalarios y médicos, a cambio de una prima ( costo del seguro)

El seguro de gastos médicos mayores tiene una amplia cobertura; desde gastos de hospitalización, atención médica, intervenciones quirúrgicas, medicamentos y análisis clínicos, tratamientos, entre otros servicios profesionales. El alcance del mismo dependerá de la compañía aseguradora que elijas, así como del plan que contrates.

Algunos factores que influyen en el costo del seguro son:

  • Edad 
  • Sexo
  • Ocupación
  • Zona geográfica
  • Nivel hospitalario
  • Deducible
  • Coaseguro

La recomendación es que se contrate un seguro lo más joven posible, ya que mientras más joven, es mucho más barato el costo del seguro, y te ayuda mucho con los tiempos de espera.

Conceptos básicos de una póliza de Gastos Médicos:

  1. Suma asegurada: Es la cantidad máxima que pagará la aseguradora en caso de que lo necesites.
  2. Prima: Es lo que te va a costar el seguro (puede ser pago anual, mensual, trimestral o semestral).
  3. Asegurados: Los que son dueños del seguro. 
  4. Deducible: Lo que tienes que pagar ANTES de que tu aseguradora pague tus gastos médicos. Es decir, es como una cuota que pagas por utilizar tu seguro. Te aconsejamos que lo utilices solo cuando sea necesario. 
    Ejemplo: Fuiste al doctor y te van a cobrar $200,000 por todos los gastos pero en tu póliza dice que tu deducible es de $20 mil, entonces, por lo menos tendrás que pagar esos $20,000.
  5. Coaseguro o copago: Es otro pedazo que tienes que pagar (casi siempre viene en porcentaje). 
    Ejemplo: Retomamos el ejemplo de acá arriba en el que el gasto total fue de $200,000
    1. Paso 1: De entrada tendrás que pagar $20,000 del deducible (que ya especificamos arriba) 
    2. Paso 2: A la cuenta total, réstale tu deducible: 200,000 - 20,000 = $180,000 
    3. Paso 3: De esos $180,000 tendrás que pagar el 10% (este porcentaje es un ejemplo. Checa lo que viene en tu póliza de copago o coaseguro) 
    4. Paso 4: El 10% de 180,000 son = $18,000 
    5. Paso 5: Entonces, lo que tú pagarás de coaseguro son $18,000 + $20,000 del deducible = $38,000 (es lo que tú pagarías en TOTAL).
    6. Paso 6: La aseguradora pagaría: $162,000
    7. Nota importante: La mayoría de las aseguradoras tienen tope de coaseguro, el monto es variable, dependiendo de la aseguradora.
  6. Tiempos de espera: Algunas enfermedades tienen tiempo de espera, es decir, estarán cubiertas a partir de que pase cierto tiempo. Por ejemplo: Cáncer de mama, en algunas aseguradoras se cubren a partir de un año, y en otras a partir de dos años, es importante revisar los tiempos de espera de todas las enfermedades.

Para que la contratación de tu seguro, no sea un dolor de cabeza, te dejo 5 recomendaciones para tomar en cuenta:

  1. Acércate con un agente de seguros: los seguros son herramientas complejas que además implican un contrato, por lo tanto, el papel del agente como asesor es básico. Comprueba que tu asesor cuente con cédula vigente de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF).
  2. Compara servicios y precios: muchas veces la decisión por un seguro se basa en el precio. Sin embargo, lo ideal es hacer una evaluación profunda de las ventajas y desventajas de cada opción a considerar, para tomar decisiones informadas.
  3. Evalúa la cobertura necesaria para tu familia: factores como la prima, la suma asegurada, el nivel hospitalario, los tiempos de espera, coaseguros y la cobertura son la base de tu póliza. Elegir la opción que mejor se adapte a las necesidades de tu familia es fundamental, ya que esto garantiza que obtendrás los mayores beneficios cuando alguno de tus seres queridos tenga que usar el seguro.
  4. Verifica que la aseguradora te garantice renovación vitalicia: este punto es fundamental, ya que existen seguros que sólo te aseguran hasta cierta edad sin posibilidad de renovarlo, pero existen otros en donde te aseguran de manera vitalicia independientemente del estado de salud o tu edad, siempre y cuando se encuentre pagada tu póliza.
  5. Mantén hábitos saludables: el que tu familia y tú tengan un estado de salud envidiable, no sólo puede ayudarte a reducir el riesgo de alguna enfermedad, sino también puede ser un factor clave que influya en la cotización de tu póliza, principalmente en la cobertura para adultos.

Daniel NUX



Suscríbase al blog

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas publicaciones en este blog.

 
Clasificación
( 1 assessment, average 5 from 5 )
Loading...
arumjournal.com
Suscríbase al blog

Ingrese su dirección de correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas publicaciones en este blog.