Un lugar paradisíaco en México que pocos conocen, a un costo accesible.

Un lugar paradisíaco en México que pocos conocen, a un costo accesible.

Existen muchos espacios turísticos que se han universalizado por sus servicios y atractivos visuales difundidos por los medios de comunicación. Pero existen otros espacios geográficos poco difundidos y visitados que son prometedores de placer.

Viajar, es de los mejores placeres del ser humano. Explorar nuevos lugares, conocer otras costumbres, relacionarse con nuevas personas, probar alimentos y realizar un sinfín de actividades con un simple objetivo: vivir y disfrutar.

En el Estado de Chiapas, México, puedes encontrar una gran diversidad de lugares para visitar, sus playas con vistas espectaculares del infinito mar ubicadas en Puerto Arista y Puerto Madero, sus manglares increíbles con su diversidad de fauna y flora en La Encrucijada, el fantástico Cañón del Sumidero, las singulares tonalidades en azules y verdes de las Lagunas de Montebello y, por supuesto, no pueden faltar los fantásticos pueblos mágicos como Comitán de Domínguez, San Cristóbal de Las Casas, Chiapa de Corzo y Palenque.

Viajar no solo te da la oportunidad de explorar nuevos lugares geográficos, es también parte de tu acervo cultural

La realidad es que estos lugares son conocidos gracias a la difusión de diversos medios de comunicación como las redes sociales, la radio y la televisión. Sin embargo, hay otros espacios que, al igual que estos, son prometedores y que se encuentran en diversos rinconcitos de este maravilloso Estado.

Río Canajasté.

Uno de estos lugares se encuentra ubicado en la frontera entre México y Guatemala, a ocho kilómetros de la localidad de Vicente Guerrero perteneciente al municipio de La Trinitaria. Los locatarios llaman a este espacio “Río Canajasté”, manantial que se une en un punto con otros ríos y forman el Río Lagartero. Es conocido también como “el ojo de agua” dulce, fresca y transparente.

Este manantial cuenta con área de estacionamiento, palapas y áreas para nadar. Únicamente en Semana Santa el uso de las palapas tiene un costo de 100 pesos, el resto del año su uso es gratuito. Recomiendo visitar este manantial en los meses de febrero, marzo y abril, época en la que se puede aprovechar del calor y disfrutar del fresco del agua y la sombra de los árboles.

No hay servicio de restaurante ni espacios destinados para acampar, pero si hay mucho espacio para hacer una fogata y preparar tus alimentos, o bien llevarlos preparados y disfrutarlos con el sonido de la corriente de agua, cuyo cauce se extiende por varios kilómetros los cuales puedes recorrer a pie y observar los canales de agua que sirven a los agricultores para regar sus plantas y producir sus alimentos, entre ellos maíz, frijol y cacahuate.

¿Para qué quiero vivir si no me permito viajar?

Para llegar al Río Canajasté primero tienes que llegar a Comitán de Domínguez, si traes auto particular sigues la carretera Trinitaria-Lagos de Montebello hasta llegar a la localidad de Lázaro Cárdenas, ahí sigues la ruta a Vicente Guerrero, que son alrededor de 20 kilómetros, hay un tramo de terracería el cual es bastante accesible y fuera de riesgos por asalto. Si no llevas carro particular, el transporte público se consigue en el mercado de la Central de Abastos de la Ciudad de Comitán con destino directo a Vicente Guerrero, el pasaje tiene un costo de $50 pesos por persona, con diversos horarios de salida y regreso.

De Vicente Guerrero al Río Canajasté son ocho kilómetros de distancia, para poder tener acceso a la carretera con este destino hay que pagar una cuota de 50 pesos por coche o camioneta. Hay tramos del camino en terracería en buen estado y concreto. Si no llevas auto particular, en esta localidad puedes conseguir quien te lleve por un monto de entre 350 y 500 pesos.

Cenotes de Candelaria.

Indudablemente el Río Canajasté no es el único motivo para viajar por esta ruta. A unos cuantos kilómetros se encuentra una de las maravillas de este planeta, me refiero a los Cenotes de Candelaria. Este espacio consta de dos cenotes con agua azul y un nacedero de agua que inicia en un terreno verde y baja por un cerro.

Los Cenotes de Candelaria se encuentran en terrenos guatemaltecos. Es una maravilla poder disfrutar de espacios turísticos al mismo tiempo que cruzas de un país a otro. Para poder ingresar hay que pagar una cuota de 100 quetzales (moneda guatemalteca) o 250 pesos mexicanos. 

Leer te invita a soñar nuevos lugares, viajar cumple ese sueño

En estos cenotes puedes nadar, contratar el servicio de canoa para hacer un recorrido por todo el cenote y hay espacios de sombra para que puedas disfrutar de los alimentos que lleves contigo. 

A continuación, te dejo una tabla con gastos promedio para visitar estos lugares a partir de la ciudad de Comitán de Domínguez viajando en coche particular.

ConceptoPeso mexicanoUSD
Gasolina $1,00050.25
Paso carretera al Río Canajasté$502.51
Paso a Cenotes de Candelaria$25012.56
Otros $50025.12
Total $1,80090.44

Viajar es de los mejores placeres de la vida. Tener la oportunidad de visitar lugares espectaculares a costos accesibles, con personas cálidas, hospitalarias y conocer tesoros naturales, vírgenes y de ensueño, en verdad, no tiene precio.

Rosendo Velasco Moreno
author of the article


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.